EE UU y Francia intensificarán los ataques contra Estado Islámico tras los atentados de París

Cara a cara entre Barack Obama y Vladimir Putin en la cumbre del G-20 en Antalya, Turquía.
Cara a cara entre Barack Obama y Vladimir Putin en la cumbre del G-20 en Antalya, Turquía.
EFE

Los atentados en París han llevado a Estados Unidos a decidir, en cooperación con Francia, una intensificación de los ataques aéreos contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, pero aparentemente sin abandonar su estrategia actual a largo plazo.

"Confío en que en los próximos días y semanas, trabajando con los franceses, seremos capaces de intensificar nuestros ataques al EI, tanto en Siria como en Irak, para dejar claro que no hay santuario posible para estos terroristas", dijo hoy el asesor adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

En una entrevista con el programa de televisión Meet the Press, de la cadena de televisión NBC, Rhodes, que participa en la cumbre del G20 en Turquía, aseguró que "claramente va a haber una intensificación" de los esfuerzos de Estados Unidos con Francia.

La cumbre del Grupo de los 20 (G20, veinte mayores economías del mundo), en la que Rhodes forma parte de la comitiva del presidente estadounidense, Barack Obama, y que se celebra en la ciudad turca de Antalya, se ha centrado sobre todo en el terrorismo yihadista debido a la proximidad de los atentados de París.

Las autoridades estadounidenses y francesas han validado la responsabilidad asumida por el EI en los ataques coordinados llevados a cabo en París en la noche del viernes, en los que murieron 129 personas y varios centenares resultaron heridas.

Pese al anuncio del reforzamiento de la cooperación militar con Francia en la lucha contra el EI, el asesor adjunto del Consejo de Seguridad Nacional indicó que la estrategia de los ataques aéreos y la de proporcionar armas directamente a las fuerzas que combaten al grupo yihadista está dando resultados.

Con esto, Rhodes dio a entender que el Gobierno de Obama va a mantener su estrategia a largo plazo en su lucha contra el EI, consistente en combinar los ataques aéreos al Estado Islámico y apoyar y armar a las fuerzas locales en Siria e Irak hasta que éstas estén en capacidad de hacerse cargo de la seguridad.

Tan sólo unas horas antes de que los radicales islamistas lanzasen sus ataques coordinados en París contra varios objetivos civiles, incluidos un restaurante, una sala de conciertos y un partido de fútbol, Obama calificó la campaña contra el EI como "un proyecto a varios años vista".

"Nuestro objetivo tiene que ser reclutar más socios efectivos en Irak para realmente estar a la ofensiva", afirmó Obama en una entrevista con la cadena de televisión ABC, en la que aseguró que esta estrategia había conseguido la meta inicial de contener al EI.

Esta estrategia refleja las reticencias de Obama a que Estados Unidos se vea implicado en otra guerra en Oriente Medio con tropas sobre el terreno, pese a lo cual el mes pasado se vio forzado a autorizar el despliegue de 50 miembros de las fuerzas especiales a la guerra civil siria en calidad de asesores de las tropas locales, algo a lo que venía negándose durante años.

Rhodes incidió en esta idea y señaló que lo que está haciendo Estados Unidos en la cumbre del G20 es en parte buscar contribuciones adicionales de algunos aliados de la coalición, con el fin de "aunar más contribuciones a este esfuerzo".

Trabajo conjunto

El secretario de Defensa de EE UU, Ash Carter, volvió a hablar este domingo por teléfono, por segundo día consecutivo, sobre esta estrategia con su colega francés, Jean-Yves Le Drian.

Ambos acordaron "los pasos concretos que las Fuerzas Armadas de EEUU y Francia deberían dar para intensificar más nuestra estrecha cooperación en una campaña sostenida contra el EI", informó el portavoz del Pentágono, Peter Cook, en un comunicado.

Tanto el jefe del Pentágono en su conversación con su colega francés como Rhodes reiteraron el compromiso estadounidense expresado ya desde el mismo día de los atentados de París de estar junto a Francia para garantizar una "derrota duradera" del EI.

Estados Unidos ha "dejado claro a Francia" que trabajará "codo con codo" con ellos para responder a estos atentados, dijo Rhodes.

"Ellos ya son parte de nuestra campaña militar en Siria e Irak", recordó Rhodes en referencia a los ataques aéreos contra los terroristas del EI en Siria que Francia comenzó en septiembre. "Claramente ellos quieren energizar sus esfuerzos", agregó.

Desde el mismo día de los atentados, Obama ofreció a Francia toda su cooperación para combatir a los terroristas y para llevar ante la Justicia a los autores de los atentados.

Los ataques de París parecen haber demostrado que los yihadistas del EI y agrupaciones afines tienen un mayor alcance y suponen una amenaza más grave que la que se creía, por lo que cada vez hay más voces que piden que la estrategia para derrotar a esa organización radical se amplíe y no se limite a Siria e Irak.

Putin y Obama constatan sus diferencias

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su colega estadounidense, Barack Obama, constataron durante su reunión en Antalya (Turquía) que aunque comparten el objetivo de luchar contra los yihadistas en Siria, mantienen diferencias sobre la táctica adecuada para lograr ese fin.

"Los objetivos estratégicos relativos a la lucha contra el Estado Islámico (EI) están muy próximos, pero las partes mantienen divergencias en cuanto a la táctica", informó el asesor de Putin para Oriente Próximo, Yuri Ushakov, citado por medios rusos, acerca de la reunión que mantuvieron los dos mandatarios durante la cumbre de líderes del G20, que se celebra en la ciudad turca de Antalya.

Putin y Obama, que aprovecharon la cumbre para hablar a solas pese a que el encuentro no estaba en su agenda, intercambiaron opiniones sobre "la situación bastante crítica" que vive el mundo en relación al terrorismo, sobre todo después de los atentados del pasado viernes en París que causaron 129 muertos y de los que se responsabilizó el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Mientras, fuentes de la Casa Blanca calificaron de "constructiva" la reunión y destacaron que ambos líderes coincidieron en la necesidad de una transición política en Siria, encabezada y protagonizada por los propios sirios.

Además, Obama mencionó la importancia de que Rusia concentre sus esfuerzos militares en Siria en el Estado Islámico (EI), agregaron las fuentes.

Ambos líderes reconocieron que una solución al conflicto sirio es más importante ahora en vista de los atentados de París.

Obama y Putin tomaron nota del progreso diplomático alcanzado en Viena en las pasadas semanas, incluyendo las áreas de acuerdo formuladas el sábado por el grupo internacional de apoyo a Siria.

Una transición política en Siria, que Rusia estima duraría unos 18 meses, debe venir precedida por negociaciones mediadas por la ONU entre la oposición y el régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, así como de un alto el fuego.

Los principales aliados y detractores internacionales del régimen sirio tratan desde hace varias semanas de acercar sus posiciones para poner en marcha un proceso de paz en ese país.

Por primera vez se reunieron en las pasadas semanas los ministros de Exteriores de los todos países involucrados de alguna forma en ese conflicto, incluyendo Arabia Saudí, aliado de la oposición siria, e Irán, principal aliado de Damasco.

En el centro de los debates sigue estando el futuro de Al Asad, pues mientras el bloque occidental (en el que se incluye a Arabia Saudí), exige que abandone el poder, Rusia e Irán sostienen que debe mantenerse, aunque no de forma indefinida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento