Alfonso Alonso
Alfonso Alonso, ministro de Sanidad, en un acto. EFE

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha descartado este lunes el establecimiento de nuevos repagos sanitarios pese a las recomendaciones a España del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un encuentro informativo, Alonso ha valorado el repago farmacéutico establecido por la anterior ministra de Sanidad, Ana Mato, que, a su juicio, fue "razonable", es más justo y tiene un carácter disuasorio "a la hora de acumular botiquines en casa".

Señaló como reto de futuro garantizar la igualdad de derechos de los ciudadanos vivan donde vivan

Por el contrario, se ha mostrado en desacuerdo con el repago de fármacos de dispensación hospitalaria, una medida también aprobada durante la gestión de Mato, ya que "no disuade de nada".

En el encuentro, organizado por Europa Press, Alonso ha hecho un repaso de los retos de futuro del Sistema Nacional de Salud y ha defendido generar un escenario de diálogo, con el fin de llegar a un "gran pacto político y un gran pacto social".

Tras destacar las bondades del SNS, el ministro ha dicho que siempre ha considerado "un poco absurdo" que un portavoz del PSOE le diga que el PP "ha destruido" la sanidad pública, al igual que si él afirmara que "antes era muy malo y ahora es muy bueno".

Otro reto de futuro, según ha indicado, es garantizar la igualdad de derechos de los ciudadanos vivan donde vivan, ante la disparidad de inversión que hacen las comunidades autónomas en materia de sanidad.

Así, ha puesto el ejemplo del País Vasco, que con un gasto per cápita de más de 1.500 euros, es la autonomía que más dinero destina a este fin, frente a los 1.000 euros que invierte Andalucía, aunque ha querido dejar claro que no se trata de "una crítica política".

El titular de sanidad ha abogado también por reflexionar sobre nuevos instrumentos para garantizar la cohesión y se ha mostrado a favor de que "de alguna manera" las comunidades que no cumplen los acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud reciban "una sanción del paciente o de la sociedad".

En su defensa de la reforma sanitaria, el ministro ha valorado el esfuerzo que se ha hecho para reducir el gasto farmacéutico, que en los últimos tres años (desde 2012 hasta el primer trimestre de este año) ha alcanzado un ahorro acumulado de 4.737 millones de euros, garantizando las prestaciones sanitarias y ampliando la cartera básica de servicios, ha dicho.

En cuanto al gasto público sanitario, Alonso ha indicado que en 2012, el último ejercicio del que hay datos disponibles, fue de 71.000 millones, lo que le convierte en un "año récord".

Por otra parte, el ministro ha constatado su compromiso de aprobar antes de que acabe esta legislatura el real decreto que autoriza a los enfermeros a indicar medicamentos o productos sanitarios que no precisen receta o bien los de prescripción bajo determinados supuesto, conocido como "prescripción enfermera".