Consejo de Ministros
El ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, durante una reunión del Consejo de Ministros, en el Palacio de la Moncloa. Ángel Díaz / EFE

El nuevo currículo básico de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de Bachillerato incluye el fomento, por parte de las administraciones educativas, del rechazo a la violencia terrorista, así como el respeto y consideración a las víctimas del terrorismo y a la prevención de este tipo de violencia.Estas son algunas de las novedades del real decreto aprobado este viernes por el Consejo de Ministros por el que se regula el currículo básico de ESO y Bachillerato, que incluye la citada propuesta a petición del Ministerio del Interior.

La programación docente debe abarcar la prevención de la violencia de género al igual que las conductas racistas y xenófobas, añaden fuentes del Ministerio de Interior en una nota de prensa.

En la asignatura Valores Éticos se incluirán también algunas de las nuevas amenazas para la paz y la seguridad en el mundo actualLos cursos en los que se incluirán materias relacionadas sobre el rechazo a la violencia y el respeto a las víctimas son primero, segundo y tercero de la ESO y estarán incluidos en la asignatura de Valores Éticos, donde de introducirán investigaciones sobre guerras, terrorismo, dictaduras, genocidio y refugiados políticos, entre otros temas. En cuarto de la ESO, la asignatura de Geografía e Historia incluirá el análisis del problema del terrorismo en España desde su génesis hasta la historia de las organizaciones terroristas y la aparición de los primeros movimientos asociativos en defensa de las víctimas.

En la asignatura Valores Éticos se incluirán también algunas de las nuevas amenazas para la paz y la seguridad en el mundo actual, entre ellas el terrorismo. En primero de Bachillerato, la asignatura Historia del mundo contemporáneo incluirá la amenaza terrorista en un mundo globalizado y sus efectos sobre la vida cotidiana. Además, los alumnos estudiarán las organizaciones que la sustentan, los actos más relevantes (como los atentados del 11-S en Nueva York, los cometidos en Madrid el 11 de marzo de 2004 o el registrado  en Londres el 7 de julio de 2005), sus símbolos y sus repercusiones en la sociedad (ciudadanía amenazada, asociaciones de víctimas y mediación en conflictos).

En segundo de Bachillerato, la asignatura Psicología incluirá las causas psicológicas explicativas acerca de los actos terroristas. En ese mismo curso, la asignatura Historia de España, en el bloque sobre la normalización democrática de España e integración en Europa (desde 1975).

También incluirá el problema del terrorismo en diferentes aspectos: el impacto de la amenaza terrorista sobre la normalización democrática de España y la génesis y evolución de las diferentes organizaciones terroristas que han actuado desde la Transición democrática hasta nuestros días.

Evaluación final

La primera evaluación final de ESO se realizará al finalizar el curso 2016-2017 al alumnado que haya cursado cuarto, aunque no tendrá efectos académicos, es decir, no será necesario superarla para obtener el título de Graduado. Sin embargo, la prueba final que se ejecute al concluir el curso 2017-2018 sí tendrá efectos académicos, según el real decreto.

Al finalizar el cuarto curso de ESO los alumnos realizarán una evaluación individualizada en la que se comprobará el logro de los objetivos de la etapa y el grado de adquisición de las competencias correspondientes, ha informado el Ministerio de Educación en una nota de prensa. Podrán realizar la evaluación por cualquiera de las dos opciones de enseñanzas —académicas o aplicadas—, con independencia de la opción cursada en cuarto curso o por ambas opciones en la misma convocatoria, con la posibilidad de repetir la prueba cuantas veces deseen.

En cuanto al Bachillerato, los alumnos realizarán una evaluación individualizada al finalizar esta etapa, en la que se comprobará el logro de los objetivos y el grado de adquisición de las competencias correspondientes. Sólo podrán presentarse a esta prueba quienes hayan obtenido calificación positiva en todas las materias. Los que no hayan superado esta evaluación, o que deseen elevar su calificación final de Bachillerato, podrán repetirla en convocatorias sucesivas, previa solicitud, precisa Educación. En el caso de quienes deseen obtener este título por más de una modalidad, podrán solicitar que se les evalúe de las materias generales y de opción de su elección del bloque de asignaturas troncales, correspondientes a las modalidades escogidas.

Sólo podrán presentarse a esta prueba quienes hayan obtenido calificación positiva en todas las materiasSe establecen además las medidas para que las condiciones de realización de las evaluaciones se adapten a las necesidades del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

Las Administraciones educativas podrán determinar medidas de atención personalizada dirigidas a aquellos que, habiéndose presentado a la evaluación final de ESO, no la hayan superado. Los centros docentes, en función del diagnóstico e información proporcionados por los resultados obtenidos, establecerán medidas ordinarias o extraordinarias en relación con sus propuestas curriculares y práctica docente. Estas pautas se fijarán en planes de mejora de resultados colectivos o individuales que permitan, en colaboración con las familias y empleando los recursos de apoyo educativo facilitados por las autoridades educativas, incentivar la motivación y el esfuerzo de los alumnos para solventar las dificultades.

El texto aprobado por el Gobierno incorpora el aprendizaje por competencias y la nueva estructura del currículo, con asignaturas comunes, específicas y de libre configuración autonómica. En cuanto a éstas últimas, el departamento que dirige José Ignacio Wert asegura que suponen "el mayor nivel de autonomía, en el que las Administraciones educativas y, en su caso los centros, pueden ofrecer asignaturas de diseño propio".

El decreto incluye medidas para prestar una atención individualizada de los estudiantes, como programas de mejora del aprendizaje y del rendimiento, e incluye elementos formativos transversales. Entre ellos, figura el fomento de la igualdad en materia de discapacidad, la prevención de la violencia de género, la resolución pacífica de conflictos, el espíritu emprendedor, la actividad física y la dieta equilibrada, y la seguridad vial. La normativa apela a la participación de las familias que a partir de ahora tendrá acceso a los documentos oficiales de evaluación de sus hijos. Una vez publicado en el BOE este texto, las Administraciones Educativas emitirán los decretos para su ámbito territorial, y se implantará en 1º y 3º de ESO en el curso escolar 2015-2016, y en 2º y 4º en 2016-2017.

Críticas desde Cataluña

La Conselleria de Enseñanza de la Generalitat ha criticado el currículo. Sostiene que es "segregador, no deja margen a la autonomía de las comunidades y de los centro y es tradicional y no integra competencias".

Ha defendido en un comunicado que considera necesario convocar un nuevo debate en la conferencia sectorial de educación acerca del Real Decreto, que todavía debe aprobarse definitivamente. Critica que el currículo regulado en el Real Decreto "crea dos tipos de titulaciones que evidencian la segregación entre los alumnos más brillantes y los que lo sean menos".

Ha asegurado que el Estado gestiona competencias troncales mientras que las comunidades autónomas lo harán con las de libre elección, por lo que el Real Decreto "reparte competencias en lugar de compartirlas, rompiendo el espíritu constitucional".

Defiende que se trata de un documento "uniformizador" que no deja espacio ni a las comunidades ni a los centros educativos, y que el currículum es innecesariamente exhaustivo, en sus palabras. Considera además que propone un sistema de evaluación "anticuado, atomizado y desintegrador", y que no tiene en cuenta las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) al no integrar plenamente las competencias, según la Conselleria.