Guía para conocer mejor los planes de pensiones privados

  • Contratar un plan de pensiones está al alcance de cualquiera. En general, las entidades dan flexibilidad al cliente.
  • Son varios los factores que intervienen en el beneficio final: la edad, las comisiones...
  • Especial Planes de pensiones.
Los planes de pensiones son productos de ahorro a largo plazo.
Los planes de pensiones son productos de ahorro a largo plazo.
Jorge París

Si ha elegido contratar un plan de pensiones privado, hay una serie de aspectos que debe tener en cuenta. El mercado ofrece, actualmente, varios productos que, por lo general, se adecúan a cada perfil de riesgo. Deberá elegir el que responda a sus objetivos y su situación financiera. Tenga en cuenta que no son depósitos, sino que son aportaciones bien diferenciadas.

En general, se debe conocer en qué invierten los planes de pensiones, en qué proporción lo hacen, los riesgos que se asumen, la duración del contrato y los gastos. A continuación se detallan los aspectos más relevantes que deberá tener en cuenta sobre este producto, así como sus características contractuales.

1 ¿Qué es un plan de pensiones?

La sociedad de valores Tressis lo define como un producto de ahorro de largo plazo, cuyo objetivo principal es complementar la pensión percibida por la Seguridad Social. También proporcionará al partícipe unas prestaciones en forma de capital o renta en caso de orfandad, invalidez o fallecimiento.

2 ¿Qué modalidades existen?

Hay tres tipos, que se diferencian en función de quienes formalicen el contrato. Hay planes individuales, de empresa y asociados. En los primeros interviene de forma particular cada persona, los segundos son promovidos por una empresa y los terceros los impulsa una asociación, agrupación, gremio o colectivo.

3 ¿A qué edad son aconsejables?

Los expertos coinciden en que cuanto antes se comience a ahorrar, mucho mejor, ya que la rentabilidad futura será mayor. A partir de los 18 años ya se puede contratar un plan. Y no existe un máximo. Las personas que ya estén jubiladas también pueden hacerlo.

4 ¿Qué cantidad hay que aportar?

No hay un mínimo estipulado. Cada entidad establece sus reglas pero, en general, existe flexibilidad tanto en la cuantía como en la periodicidad. En cuanto al máximo, actualmente está fijado en 10.000 euros para los menores de 50 años y en 12.500 para los que superen esa edad. Pero a partir de 2015 el límite será de 8.000 euros, independientemente de la edad que se tenga.

5 ¿Puedo contratarlos si no trabajo?

Sí. Según apuntan desde Aviva, "la normativa de planes de pensiones no impide que una persona que no trabaje pueda ser partícipe".  Si no obtuviese rendimientos superiores a 8.000 euros anuales, el cónyuge será quien disfrute de la reducción de la base imponible.

6 ¿Puedo perder dinero?

"Los planes de pensiones no garantizan ninguna rentabilidad; dependerá de las inversiones donde se materialicen las aportaciones de los partícipes y pueden ser negativas, incluso en renta fija, cuyos activos también fluctúan en los mercados", explican desde Aviva. En los garantizados se puede recuperar el capital invertido, siempre que se mantenga el dinero hasta la fecha de vencimiento.

7 ¿Son seguros?

La Ley de Planes y Fondos de Pensiones garantiza la inversión de los ahorradores en planes de pensiones. Existen controles muy estrictos sobre la gestión de los patrimonios y su funcionamiento. Además, los inversores reciben información puntual sobre su situación particular de ahorro.

8 ¿Dónde invierten?

En renta variable, renta variable mixta; renta fija mixta; renta fija a largo plazo y renta fija a corto plazo. Los planes de pensiones tienen que estar adscritos a un fondo de pensiones, que se constituye con las aportaciones de los partícipes e invierte de acuerdo con la política de inversión del propio fondo.

9 ¿Quién los vende?

Son productos que comercializan los bancos y las compañías de seguros.

10 ¿Cuál es el objetivo mínimo de rentabilidad?

En todas las categorías, el mínimo es batir la inflación.

11 ¿Qué tipo de comisiones aplican?

Se aplican en diferentes conceptos: por gestión y depósito. Es importante conocer el tipo aplicable antes de formalizar el contrato. Las entidades no pueden cobrar comisiones por efectuar aportaciones al plan de pensiones, percibir las prestaciones ni por traspasos.

12 ¿Qué fiscalidad tienen?

Se pueden deducir de la base imponible general del IRPF con los siguientes límites anuales: 10.000 euros para menores de 50 años y 12.500 euros para edades superiores, o el 30 y 50%, respectivamente, de los rendimientos netos de trabajo y de actividades económicas. Hay que tener en cuenta, por otro lado, el tipo marginal aplicable en cada comunidad autónoma.

13 ¿Tengo que pagar impuestos?

Todas las prestaciones percibidas tributan en la declaración de la renta como rendimiento de trabajo. El pago de impuestos se difiere hasta el rescate.

14 ¿Son interesantes los regalos o promociones?

Hay que conocer al detalle los términos de la oferta. A veces hay un compromiso de permanencia que si se incumple se aplica una alta penalización. Además, "los regalos reciben el tratamiento fiscal de rendimientos del capital mobiliario en especie", recuerdan en Aviva.


Rentabilidad, una buena pista

En el mundo de la inversión se repite hasta la saciedad que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Sin embargo, en el caso de los planes de pensiones se aconseja comprobar las rentabilidades obtenidas en los últimos años por un determinado producto. "Sirve para comprobar si ha estado bien gestionado", explican en Mapfre. La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones publica la evolución obtenida en cada plan de pensiones (www.dgsfp.mineco.es).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento