Sitting Bull, 1986
El jefe indio Toro Sentado en una serigrafía de Andy Warhol Printer: Rupert Jasen Smith, New York - Publisher: Gaultney, Klineman Art, Inc., New York - Indiana State University Permanent Art Collection, Gift of the Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, 2013 and 2014

Cautivador, provocativo e influyente, el pop art ha atravesado la frontera entre los siglos XX y XXI sin perder capacidad de fascinación y potencia. Es quizá la escuela artística que ha entrado en la vida cotidiana con mayor fuerza: resulta difícil pensar en un espacio público, al aire libre o cubierto, o simplemente un hogar donde no haya una huella visible del estilo definido con precisión en 1957 por uno de sus fundadores, el inglés Richard Hamilton, como "popular, efímero, prescindible, de bajo coste, producido en masa, joven, ingenioso, sexy, efectista, glamuroso y un gran negocio".

La ironía y la aparente sencillez con que el arte pop afrontó el desmontaje del arte como terreno sagrado para convertirlo en una especie de extensión de baja cultura de la publicidad, los medios de comunicación y el consumo masivo es la idea central de una nueva exposición colectiva de este género y sus derivaciones.

En mayúsculas, como un neón

POPOP, así, con unas adecuadas mayúsculas que acercan el título al diseño de los anuncios de neón, propone la contemplación bajo un mismo techo de medio centenar de obras de pop art y dos de sus subgéneros paralelos, elop art, que juega con las ilusiones ópticas y la cinética, y el mucho menos conocido y exclusivamente estadounidense funk art.

Críticas desde el humor, libres en las formas y los materiales y abiertas al amateurismo La exposición, que permanecerá abierta hasta el 19 de septiembre en la galería de arte de la universidad, ubicada en Terre Haute (Indiana-EE UU), está montada en torno a la colección permamente de la Indiana State University, altamente especializada en artistas del siglo XX que se dejaron seducir por el planteamiento "audaz, brillante y juguetón" del pop art y sus secuelas, desenfadadas, críticas desde el humor, libres en las formas y los materiales y abiertas al amateurismo como respuesta a la canonización del artista como experto de altos vuelos e igualmente elevada pretenciosidad.

'Vaqueros e indios' de Warhol

POPOP incluye obras que entran de lleno en el canon del movimiento. Se exponen, por ejemplo, dos serigrafías de la serie Cowboys and Indians (Vaqueros e indios) que Andy Warhol realizó en 1986 con figuras de la conquista del oeste estadounidense: sendos retratos de la tiradora de rifle Annie Oakley y el jefe indio Toro Sentado, que no se presentan tanto como personajes históricos sino como productos estereotipados de la cultura mitológica que tanto fascinaba al artista.

El 'funk art' tenía inclinaciones satíricas y empleaba la obscenidad Menos conocidos, sobre todo fuera de los EE UU, pero con cuadros situados entre las joyas de la muestra aparecen Ed Paschke y William T. Wiley, militantes del funk art, movimiento que sitúan "un paso más allá del arte pop" por una clara inclinación satírica y las referencias frecuentes a la obscenidad. Del primero se expone Green Boy, uno de los ocho óleos que pintó entre 1969 y 1971 de retratos de personas tocando el acordeón, referencia personal a la procedencia de la familia del artista, originaria de Polonia.

La muestra respeta los orígenes artísticos del pop art nacido en el Reino Unido, donde postularon en la década de los años cuarenta artistas precursores como Eduardo Paolozzi—, pero incluye también obras de los sin duda más conocidos pintores estadounidenses. Hay cuadros de, entre otros, Robert Indiana, Claes Oldenburg, Jeff Koons, Roy Lichtenstein, Robert Rauschenberg y Victor Vasarely.