Urkullu pide una reunión a Rajoy sobre los presos de ETA, pero el PP advierte que no habrá "atajos"

Íñigo Urkullu, durante su comparecencia tras la última reunión del Gobierno vasco en 2013.
Íñigo Urkullu, durante su comparecencia tras la última reunión del Gobierno vasco en 2013.
EFE / David Aguilar

El presidente del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, ha remitido una carta al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, para hablar de la situación de los presos de ETA y presentarle personalmente el 'Plan de Paz y Convivencia' que ha elaborado su Ejecutivo. "Espero que tenga ocasión de estar con él en próximas fechas", declaró Urkullu.

El lehendakari, que compareció tras la última reunión del año con su Ejecutivo, declaró que quiere tratar con Rajoy "el alcance de las consecuencias prácticas" del comunicado hecho público este fin de semana por el colectivo de los presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera). En el mismo, los reclusos reconocieron por primera vez el "sufrimiento y daño multilateral generados" por sus actos de terrorismo y solicitaron "pasos firmes y lo más rápidos posibles" para consolidar la paz.

Urkullu valoró este lunes que esas palabras suponen "un cambio significativo" de actitud y de posicionamiento que el Estado debería tener en cuenta. Sin embargo, precisó que el desarme de la banda terrorista es un "paso urgente" para avanzar en la consecución de la paz y la convivencia.

Armas y disolución

La entrega de las armas y la disolución de ETA son para el PP el punto de arranque de cualquier conversación.

El presidente del PP de Bizkaia, Antón Damborenea, advierte de que mientras ETA exista formalmente, será difícil que los presos de la banda se puedan acoger a los beneficios penitenciarios. El proceso de excarcelación ordenada que el EPPK desea, recalcó, solo podría ser, en sus palabras, "individual" y en un "tiempo prudencial".

"Parece que los presos terroristas se van dando cuenta de que van a tener que cumplir las leyes y no van a salir de la cárcel porque sí. Les falta mucho camino por recorrer para ser presos modélicos a los que la ley les pueda dar los beneficios que prevé. La actual política penitenciaria ha demostrado que es la útil y está dando sus frutos, porque los presos terroristas asumen que tiene que cumplir las leyes. No va a haber atajos", añadió Damborenea en declaraciones a Radio Popular.

Estas palabras siguen la senda abierta el domingo por el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, que aseguró que la política de dispersión de presos fuera de las cárceles de la comunidad autónoma cesará "cuando ETA se disuelva".

Aunque ni el Gobierno central ni los órganos del PP nacional se han pronunciado aún, el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, reiteró este lunes el compromiso de seguir trabajando "sin descanso" hasta lograr "la total y definitiva desaparición de ETA".

La dispersión

El PNV no es el único que ha pedido a Mariano Rajoy que tenga algún tipo de gesto tras el comunicado del EPKK. Isabel Salud, coordinadora general de Ezker Anitza-IU emplazó al presidente del Gobierno a cumplir "con la legalidad vigente" acabando con las "medidas de excepción" que implican la dispersión.

El diputado del partido abertzale Amaiur, Rafa Larreina, calificó de "oportunidad" el comunicado y criticó que el paso dado por el EPKK no sea "suficiente" para el Estado. "No es una buena política lanzar exigencias a los demás, que no son nunca suficientes y olvidarse de las tareas propias", denunció.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento