Esteban González Pons
El vicesecretario de Estudios y Programas del PP y diputado, Esteban González Pons. Emilio Naranjo / EFE

El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, se definió ante el juez instructor del 'caso Nóos' como un "espectador" en relación al convenio rubricado en diciembre de 2005 con el instituto que entonces presidía Iñaki Urdangarin para la celebración de unos Juegos Europeos que resultaron inexistentes. "Como espectador, lo que vi es que [el expresidente de la Generalitat Valenciana] Francisco Camps lo propuso a las Cortes Valencianas", aseveró.

Así lo manifestó el dirigente popular en su declaración como testigo ante el magistrado Jose Castro el 19 de marzo, a cuya transcripción ha tenido acceso Europa Press y durante la cual explicó que fue a finales de septiembre de 2005 cuando Camps realizó esta propuesta, "dado que Europa es el único continente que no tiene unos Juegos Pancontinentales de carácter olímpico".

En referencia a su firma en el convenio, Pons recordó que los Servicios Jurídicos de la Generalitat le informaron de que la empresa que entonces presidía, la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica de la Comunidad Valenciana, "iba a ser incluida y a partir de ahí vino la firma". "No participé", insistió. El testigo apuntó que para él era "muy importante" que para la sociedad a la que representaba "no conllevaba el compromiso de ni un euro público". "Pondría trabajo cuando hubiera trabajo, estaba para colaborar", apostilló.

En esta línea, Pons negó que el documento fuese suscrito "de tapadillo" —por haberse firmado el 23 de diciembre— y "casi a oscuras". En virtud del convenio, Nóos se comprometía a colaborar en la preparación de la candidatura de la comunidad como sede de la I edición de unos Juegos Europeos que nunca llegaron a celebrarse, pese a lo cual la entidad acabó finalmente percibiendo, a través de la Presidencia de la Generalitat, 382.203 euros.