Asamblea del 15M
Imagen de archivo de una asamblea celebrada en la madrileña plaza de Benavente, junto a la Puerta del Sol. Alberto Martín / EFE

"At. @policía: esta cúpula del #15M prepara el #12M15M y se reúne en @latabacalera, los martes, a las 20h. No hace falta careta".

Es solo una de las decenas de reacciones, en este caso de la cuenta en Twitter de Acampadasol, a la información que 20 minutos ha publicado este jueves sobre la investigación al 15-M y sus supuestos líderes que está llevando a cabo la Policía Nacional. La mayoría de los mensajes se han agrupado durante todo el día bajo la etiqueta o hashtag

Un equipo de la Brigada de Información del cuerpo ha recibido instrucciones para vigilar y controlar a miembros destacados del movimiento, según fuentes policiales. Las convocatorias previstas en toda España y en ciudades de otros países para el próximo 12 de mayo que, además, coinciden con el primer aniversario de las movilizaciones, están en el punto de mira de las autoridades.

Para varios integrantes del 15-M esta práctica no tiene nada de nuevo. "Venimos denunciándola desde hace tiempo", explica a 20minutos.es un miembro del colectivo Toma la Facultad, que prefiere no ser mencionado. Asegura que el objetivo de la policía es "infundir miedo y bloquear" cualquier acción o iniciativa "conforme se acerca la fecha" en cuestión.

No comprende, dice, "que se destinen recursos públicos" para investigar a ciudadanos "sin antecedentes y que ejercen su derecho a la libertad de expresión". Y cree que el punto de partida de esta "escalada de tensión" contra el 15-M fue el anuncio de la reforma del código penal que, según el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afectará a cuestiones como la resistencia pasiva.

"El sistema tiene miedo"

En este sentido se pronuncia también Pablo, miembro del 15-M, que explica que "saben" que varios colectivos policiales, "incluso extranjeros", les han estado observando, pero no tienen "pruebas". "El sistema tiene miedo", añade, "y si lo que buscan es que nos llamen terroristas... es que ya lo están haciendo", apostilla al referirse al anunciado cambio en la legislación.

El movimiento, asegura, no tiene "cúpulas" ni "nada que ocultar"; por eso, relata, cuando se dieron cuenta de que era imposible luchar contra medidas como las supuestas "infiltraciónes" de agentes dentro del movimiento, hicieron pública toda su información. Actas de asambleas, fechas de reuniones, etc. Todo es público, explica, "la brigada tiene la misma posibilidad de investigarnos que tú".

De hecho, afirma que hay agentes de que acuden a algunas asambleas, "pero allí no se le pregunta a nadie en qué trabaja", dice, "y mientras se respete el funcionamiento" de las reuniones, cualquiera puede acudir a ellas. Y lo mismo pasa en la Red. "No nos tenemos que esconder mucho", repite a 20minutos.es un miembro de Democracia Real Ya en Sevilla; "no estamos haciendo nada ilegal", recuerda.

Explica que es muy fácil apuntarse, "participar en los grupos de trabajo" e incluso "aportar" ideas. "Los mensajes son bastante públicos", insiste. Para este joven es relativamente normal que un movimiento que genera "cierto tipo de intranquilidad" sea vigilado y, por lo tanto, que las "sospechas" de que esto sea así estén fundadas. "Esto es pura doctrina del shock", dice sobre la información publicada por 20 minutos.