Las fuerzas de seguridad han tomado el parque del macrobotellón en Bilbao (Foto: Miguel Toña)
Las fuerzas de seguridad han tomado el parque del macrobotellón en Bilbao (Foto: Miguel Toña)

Setecientas vallas, de dos metros de altura, cercan el perímetro del parque al completo: 2km. y 100 metros.

Los jóvenes no han hecho acto de presencia aunque hasta hoy, en los foros de Internet, aseguraban que acudirán al botellón a pesar de la presencia policial.

En los alrededores del parque, algunos grupos de chicos bebían en los bancos, ya que ahí no está prohibido

Los primeros jóvenes que se acercaron al parque con bolsas con refrescos y alcohol pasaron de largo al ver que el lugar donde se tenía que celebrar la 'megalitrada' era 'zona de guerra'.

En los alrededores del parque vallado sí que se asentaron unas 10 cuadrillas de jóvenes botelloneros, ya que en los bancos fuera de Etxevarría nadie les puede impedir beber.

Era de prever que el encuentro se desviara al casco viejo de la ciudad, zona donde normalmente los jóvenes beben en la calle los fines de semana sin que la policía les ponga ningún impedimento.

Otro de los lugares donde podría terminar la cita con el alcohol es en la Feria de Muestras, donde se celebra una gran fiesta universitaria autorizada.

Los mandamases en Seguridad de Bilbao han querido acercarse al parque para cerciorarse de que no se producen problemas. Al lugar donde se convocó por e.mail el macrobotellón han acudido el concejal de Seguridad Eduardo Maíz, el concejal de Juventud del Ayuntamiento, el director y el jefe de la Policía y el director de Protección Civil, Andoni Oleagordia.

Y en la megaorgía...

Chicos que no pasan de los 15 años se han acercado a la playa para ver si podían ver algo de la bacanal

En la playa de Sopelana y en los alrededores, al final, nada de nada. Tras la expectación que había levantado la megaorgía el panorama se resume en:

  • Una pareja de jóvenes borrachos bañándose desnudos en la playa.
  • Unos nueve chicos, de entre 14 y 15 años, con ánimo de observar desde fuera la que se prometía como una gran fiesta carnal.
  • Un grupo de cinco chicos de unos 20 años que sí que tenían pensado participar pero que se han quedado con las ganas. "Esto es un timo", se quejaban. "La culpa la tienen los medios de comunicación y los que montaron la convocatoria por Internet".
  • Una veintena de jóvenes que se han acercado a la playa solo para cotillear y que han acabado haciendo botellón.

En la zona no había ni puestos de ventas de condones ni de bebidas que indiquen que allí se fuera a celebrar ningún tipo de bacanal.

Vigilaba la playa una patrulla de policía local, aunque esto es algo habitual durante los fines de semana.

La timidez ha sido una de las constantes del acto puesto que la mayoría aducía curiosidad y huía de confesar de forma abierta su intención de participar en el acto.

De igual manera, la mayoría ha huido de la presencia de las cámaras de televisión ante el temor de que les descubrieran sus familias.

NOTICIAS RELACIONADAS