Cómo construir el castillo de arena perfecto y ser la envidia de la playa este verano

Si quieres disfrutar de toda tu creatividad en las playas de España y sorprender a tus hijos, sigue nuestra guía para construir el castillo de arena perfecto.
¿Quién puede resistirse a construir castillos en la arena?
Castillo de arena
Freepik
¿Quién puede resistirse a construir castillos en la arena?

Durante las vacaciones de verano son muchos los que optan por destinos de playa, en los que se puede tomar el sol y darse un buen año con el que lidiar con las altas temperaturas propias de esta época del año. Cuando nos encontramos en la arena hay una actividad que gusta a adultos y niños, sobre todo a estos últimos, como es la de construir castillos de arena.

Esta es una actividad muy divertida, para la cual necesitarás disponer de las herramientas adecuadas, entre las cuales se encuentran: pala de playa, cubo, rastrillo, cuchillo de plástico o espátula, y otros utensilios opcionales que puedes llevar, como moldes, para crear formas, texturas…

Construye un castillo de arena perfecto

Cuando tengas todas las herramientas a tu disposición, será el momento de que elegir una ubicación apropiada en la playa, que debe estar situada cerca del agua, pero al mismo tiempo lo suficientemente lejos para evitar que las olas puedan llegar a destruir tu obra. También tendrás que revisar las condiciones de la marea y de la arena, ya que la arena húmeda y compacta es necesaria para poder construir castillos duraderos, y tendrás que considerar las mareas para evitar que el agua destruya tu construcción.

Con un cubo y una pala podrás construir castillos de arena sencillos sin apenas dificultad, para poco a poco ir mejorando tu destreza hasta poder conseguir verdaderas obras de arte. Lo primero que debes hacer para construir el castillo de arena perfecto es preparar la base, para lo cual será necesario buscar una zona de la playa que esté plana y nivelada. Utiliza la pala para crear un círculo o cuadrado en la arena, luego recoge agua del mar con el cubo y viértela sobre la zona excavada. Continúa añadiendo agua hasta lograr que la arena esté húmeda y compacta.

Una vez que lo hayas logrado, será el momento de tomar un puñado de arena húmeda y colocarla en el centro de la base preparada. Con las manos o una pala podrás ir dándole forma para que sea un montículo redondeado. Hecho esto, será el momento de construir las torres. Para ello habrá que tomar de nuevo arena húmeda y crear conos o cilindros, que serán ubicados alrededor del montículo central. Puedes crear tantas torres como quieras y ubicarlas alrededor del montículo dónde tú prefieras.

Con esta estructura ya realizada, llegará el momento de agregar detalles simples, para lo que habrá que hacer uso de una espátula o cuchillo de plástico. Con este utensilio podrás esculpir las ventanas, las almenas en las torres o las puertas del castillo, así como hacer algunas pequeñas escaleras, un foso alrededor, etcétera. Este es el momento más divertido, ya que podrás experimentar y dar rienda suelta a tu creatividad para hacer el castillo de tus sueños.

Una vez hayas finalizado los ajustes deseados, procede a compactar suavemente la arena alrededor de las torres y de los detalles, fortaleciendo así la estructura de tu castillo de arena y asegurando su resistencia.

A partir de este castillo básico podrás hacer prácticamente cualquier creación que se te ocurra, aunque para las creaciones más espectaculares tendrás que dedicarle mucho tiempo y tener bien depurada la técnica. En cualquier caso, no te olvides de hacerle una fotografía para inmortalizar tu creación y así, con el paso del tiempo, ir comprobando la evolución que has tenido de esta actividad que puede llegar a considerarse un verdadero arte por las creaciones que los más experimentados pueden llegar a realizar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento