De picnic: todos al campo y a la playa a comer y disfrutar

  • Es una tradición que combina gastronomía, ocio y turismo en la naturaleza.
  • Además de una opción económica, el picnic permite comer o cenar en medio de la naturaleza y con las mejores vistas.
  • Varios hoteles ofrecen a sus huéspedes una jornada de picnic organizado.
A veces nos permite tener la mejor vista mientras comemos.
A veces nos permite tener la mejor vista mientras comemos.
EUROPA PRESS

Con la llegada del buen tiempo las actividades al aire libre se multiplican y el picnic –palabra inglesa pero del francés pique nique– es una opción diferente. Una tradición que combina gastronomía, ocio y turismo en la naturaleza. Ya sea en la montaña, la playa o algún paisaje rural, resulta un plan perfecto para desconectar.

El picnic sobre todo destaca por ser una opción más económica, una actividad para todo tipo de personas, perfecta para familias o parejas que, sin duda, podrán disfrutar de una intensa jornada al aire libre. Se trata de una oportunidad única, en la que comer o cenar al aire libre se convierte en todo un lujo, ya que no se puede realizar en cualquier lugar ni en cualquier época del año.

Para los que están de vacaciones es una excusa perfecta para perderse en un lugar recóndito, en una cala, un bosque, un río, un lago o un monte. Sin embargo, para aquellos que no disponen de un periodo vacacional o simplemente no van a salir fuera de vacaciones, es una actividad fácil de programar en cualquier punto de la península, e invita a salir a conocer los parajes naturales que ofrece España.

Tanto si eliges la playa como algún lugar de campo, es muy importante cerciorarse de conseguir una buena sombra, ya sea con una sombrilla o con un árbol, donde mantener los alimentos y poder tener un respiro del sol abrasador del mediodía.

Hoteles que ofrecen picnic

Son varios los hoteles que han percibido la necesidad de los clientes de disfrutar de forma diferente de los placeres del tiempo libre y de la gastronomía. El resultado que quieren conseguir es que la comida conserve la misma calidad del restaurante pero con mejores vistas e incluso con precios más rebajados.

El Hotel San Miguel de Gijón es uno de ellos. A partir del comienzo del buen tiempo, ofrece a sus clientes un menú listo para llevar a cualquier sitio, la playa suele ser el lugar más escogido, y el menú procede de la carta ofrecida ese día en el restaurante del hotel, incluyendo alimentos típicos de la cocina asturiana, adaptados y pensados para comer fuera del establecimiento. Por tanto, la característica indispensable es la facilidad para comer.

Los hoteles Ruralka han propuesto múltiples formas para realizar picnics, con planes y ofertas que se han programado en sus establecimientos, repartidos por toda la Península, demostrando que el picnic es una opción más de hacer turismo.

La compañía hotelera ha abierto sus alacenas, proponiendo para todas sus excursiones, multitud de cestas cargadas de productos artesanos y naturales, un guiño a la gastronomía.

Algunas de las localizaciones de Ruralka permiten disfrutar desde las puestas de sol en las playas almerienes, de jardines con piscinas o paisajes de cuento en Cáceres, pasando por los picnics más campestres en pueblos como Toledo, de montaña a los pies de los Picos de Europa en Cantabria, o al lado de un río en León.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento