Manifiesto del Día del Perro sin Raza. Tú eres único, tu perro también

Perro
Un perro en un campo de amapolas, fotografía premiada por el Kennel Club británico en 2012
Sarah Brown/GTRES

Cada 28 de mayo se celebra internacionalmente el Día del Perro sin Raza, un día que impulsó 20minutos para visibilizar a los perros sin raza, a los chuchos, a los mestizos, a los cruces, a esos perros maravillosos llenos de vigor híbrido que además son los que en mayor porcentaje ocupan perreras y protectoras. Perros únicos y originales que merecen ser puestos en valor.

Es un día que no quiere hacer de menos a los perros con pedigrí. Ellos también son perros antes que ejemplares de determinada raza. Sobra decir que también son animales merecedores de cariño y cuidados durante toda su vida.

El Día del Perro sin Raza pretende además que se tenga en cuenta la necesidad de considerar la adopción como la primera opción para sumar un animal a la familia.

Si os gusta la iniciativa podéis utilizar el hashtag #DíadelPerroSinRaza para hacer protagonistas a estos animales, subiendo fotos con ellos o de ellos, hablando de sus virtudes, contando anécdotas suyas.

Manifiesto del Día del Perro sin Raza

1. Soy un perro sin raza. Cuando la gente pregunta a mi amo por la calle de qué raza soy, le gusta responder con orgullo que soy un mestizo, un mil-leches o un mil-sangres, sencillamente, un perro… su perro.

2. Soy un perro sin raza. Así que soy un perro exclusivo. Todo perro sin raza es siempre original, único. No hay dos iguales.

3. Soy un perro sin raza. Un perro con dos orejas, dos ojos, una nariz, un rabo, cuatro patas y muchos dientes. Un perro como todos.

4. Soy un perro sin raza. A mi familia de humanos les da igual si soy el perro más guapo del mundo o el más feo.

5. Soy un perro sin raza, así que tengo muchas más posibilidades pisar el veterinario solo para ponerme las vacunas. No es ninguna leyenda urbana que los perros mestizos somos más sanos.

6. Soy un perro sin raza y mi carácter es fruto de la selección genética natural, el sistema más sabio. Es el que usáis los humanos.

7. Soy un perro sin raza. Como muchos otros perros que han sido adoptados en una protectora, que fueron encontrados o regalados.

8. Soy un perro sin raza, pero no soy un perro que salga gratis. Todos los perros costamos dinero en comida, vacunas, residencias caninas, peluquerías… eso sin contar que nos podemos poner enfermos y necesitar un caro tratamiento.

9. Soy un perro sin raza, y estoy orgulloso de ello. Ponerme en valor no hace de menos a mis colegas que sí tienen pedigrí. 

10. Soy un perro sin raza. Es decir, soy un perro tan bueno como cualquier otro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento