España-Estados Unidos
Marta Corredera (España) pugna por un balón con Alex Morgan (Estados Unidos). EFE

Veintiocho jugadoras del mejor equipo de fútbol femenino del mundo, la selección de Estados Unidos, han elegido el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para elevar a denuncia judicial la "discriminación de género institucionalizada" de su Federación hacia ellas.

Carli Lloyd, dos veces nombrada mejor jugadora del mundo por la FIFA, Alex Morgan o Megan Rapinoe y sus compañeras han presentado la demanda en un juzgado federal de Los Ángeles (California), después de llevar varios meses denunciando una situación de desigualdad clara con respecto a los hombres que se dedican al fútbol. Las acusaciones no se centran sólo en cuestiones salariales, sino también en las condiciones de los campos, entrenamientos, transporte o tratamientos médicos.

La Federación Estadounidense de Fútbol ya lleva tiempo en el ojo del huracán. En 2016, cinco jugadoras de la selección presentaron una queja por discriminación salarial ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades, aunque la falta de decisión por parte de este organismo ha motivado la presentación de esta demanda en una corte federal. La Federación afirma que no recibieron dicha queja y, por tanto, hicieron caso omiso a la solicitud.

En aquella queja formal, afirmaron que habían ganado un 40% menos que sus ccompañeros hombres en 2015, pese a haberse proclamado campeonas del mundo en Canadá y al año siguiente el oro olímpico, algo que ya habían logrado dos y tres veces más respectivamente.

La demanda presentada este viernes busca no sólo compensaciones actuales, sino que han solicitado que se les considere como parte de una demanda colectiva, con lo que representar así a cualquier futbolista seleccionada en la actualidad o en el pasado que haya sido convocada con la selección estadounidense desde el 4 de febrero de 2015. Piden salarios retroactivos, daños y perjuicios y otras medidas que podrían suponer para la Federación varios millones de dólares si el juzgado da la razón a las futbolistas, estima el 'New York Times'.

La denuncia llega apenas unos meses antes de la disputa del Mundial de Francia, en el que Estados Unidos defiende su corona. Si no llegan a un acuerdo con su Federación, el equipo dirigido por Jill Ellis puede verse seriamente mermado.