El microscopio de Sastre analiza el Tour

  • Carlos Sastre analiza para 20 minutos el recorrido del Tour 2008.
  • Vaticina que el arranque del Tour será más vibrante sin el prólogo.
  • Las etapas de montaña serán duras y recomienda dosificación.
El corredor español del equipo danés CSC Carlos Sastre, durante la presentación de los equipos del Tour de Francia. (EFE)
El corredor español del equipo danés CSC Carlos Sastre, durante la presentación de los equipos del Tour de Francia. (EFE)
EFE
Christian Preudhomme, director del Tour desde 2006, desea
fomentar el ciclismo ofensivo. «Salir del esquema habitual de tres o cuatro escapados durante 120 km que son cazados cerca de meta». Por eso, por primera vez desde 1967,
este año no hay prólogo
La gente saldrá con más ganas y se irá a más velocidad"
«Con una etapa en línea, el porcentaje de ciclistas que puede coger el primer jersey amarillo es más amplio.
La gente saldrá con más ganas y se irá a más velocidad», señala a
20 minutos
Carlos Sastre, ciclista del CSC que aspira al triunfo a sus 33 años. En 2006 fue tercero y en 2007, cuarto.

«La Bretaña -región donde comienza este sábado el Tour- no tiene un terreno fácil para controlar. Y para colmo la primera meta es en un repecho; una oportunidad para corredores explosivos como Valverde o Riccò. Esos tres días son difíciles por el peligro de las caídas y los cortes; y el calor puede endurecerlos más», añade el madrileño.

Trampa en Foix

El cuarto día, en Cholet, llega la primera contrarreloj. Excepcionalmente corta (menos de 30 kilómetros) y que se presenta como un buen escenario para ver la evolución de Alejandro Valverde en la contrarreloj.

En la media montaña es importante dosificar"
Dos días después llega la media montaña del Macizo Central: Super Besse. «Carreteras descarnadas, no muy buenas, plagadas de repechos... Acumulan mucho desgaste y
es importante dosificar», indica Sastre.

Y dos días después llegan los Pirineos, con dos etapas tremendas. Una, la de Bagnéres de Bigorre, larga y con los puertos al final. Otra, en la jornada siguiente, con el Tourmalet y la exigente ascensión a Hautacam.

«Tras la jornada de descanso -avisa Sastre- se disputa una etapa peligrosa, en Foix, porque han puesto una trampa en el recorrido [el Col de Portel, de 1.432 m]. Tres días después llegamos a Prato Nevoso, el segundo final en alto y primero de los Alpes. Aunque hay un descanso, luego llegan jornadas de puertos míticos, de esos en los que se pedalea durante una hora y media".

Dura ascensión

Alpe d' Huez es un etapón clásico con puertos míticos"
Sastre avisa sobre la jornada de Pratonevoso. "Hay un puerto duro al principio, después mucho terreno favorable y la ascensión del final, que es dura". Después llegan una jornada que acaricia el cielo, la de Jausiers, con un puerto que sube a 2.802 metros tras cuarenta de subida: La Bonette-Restefond. Y a veinte de la meta.

Para el día siguiente, Galibier, Croix de Fer y Alpe d´Huez. "Etapón clásico con puertos míticos". Aún quedará otra cita clave con la media montaña, camino de Saint-Ettiene, y una crono de 53 kilómetros a las puertas de París en la que jugarse lo que quede por decidir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento