La Real Federación Española de Fútbol no aceptará que el partido entre el Girona y el Barcelona se dispute en Estados Unidos, según adelantó  este jueves por la noche la Cadena Cope. La decisión ya se ha comunicado a primera hora de este viernes, después de que la Federación haya argumentado en una  carta los motivos por los que el partido de Miami no puede tener lugar.

Según el citado medio, en la tarde del jueves se redactó la carta enviada a Javier Tebas, en la que se refleja que la UEFA y la FIFA son contrarias a la idea, señalando también que el Gobierno de España no ve con buenos ojos tampoco el duelo en tierras estadounidenses, además de señalar que la AFE se ha mostrado siempre muy crítica a la idea del presidente de La Liga.

Además de la negativa de la RFEF a La Liga, se enviarán cartas adicionales a UEFA y FIFA para explicar el por qué de esta decisión, a pesar de que el acuerdo estaba teóricamente cerrado, y los clubes implicados habían mostrado su aprobación a jugar el compromiso en el extranjero.

Entre los argumentos que señala el organismo que preside Luis Rubiales, apuntan:

  • Se desconoce el marco jurídico y contractual de este acuerdo, las obligaciones asumidas y los derechos de cada una de las entidades afectadas por el partido, si existen ingresos complementarios para los clubes y si estos suponen un trato de favor económico frente a los demás.
  • Se desconoce si existe el consentimiento de los actores y clubes implicados en la competición. .
  • Se ha elevado la consulta sobre este asunto a la FIFA y a la UEFA para conocer las posibles implicaciones que podría tener la decisión de autorizar este partido sobre la integridad y principios generales deportivos, además de posibles desequilibrios que se pudieran crear en otros territorios y si está en consonancia con las líneas estratégicas de esos máximos organismos deportivos internacionales. Infantino ya expresó su disconformidad.
  • Se pide la documentación sobre los órganos que han autorizado este partido, tanto de la Liga como de los clubes, si cuenta con la unanimidad del resto de los clubes para hacerlo, y si dispone de la conformidad de los jugadores.
  • Se indica que la modificación del lugar del encuentro podría afectar tanto a los derechos de los abonados como a los derechos audiovisuales.
  • Se advierte de que esta decisión puede modificar las normas de la competición y las condiciones de igualdad que deben cumplirse en todo momento. También se incide en que el resto de equipos, pueden verse favorecidos o perjudicados por esta circunstancia.