Gianni Infantino
Infantino durante un partido del Mundial de Rusia EFE

El controvertido Girona-Barcelona que ha auspiciado LaLiga para que se juegue en Miami (EE.UU.) se ha encontrado con un detractor importante: el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

En declaraciones a ESPN, el dirigente ha sido claro a la hora de opinar: "Creo que preferiría ver un gran partido de la MLS en Estados Unidos antes que un partido de la Liga en Estados Unidos. En el fútbol, el principio general es que tú ves un partido 'de casa' y 'en casa', no en un país extranjero".

Infantino también apunta a que este tipo de encuentros deben pasar antes por sus manos, y que ellos no han recibido ningún requerimiento de LaLiga. "Hay procedimientos que hay que seguir para estas cosas, así que esperaremos a recibir algo oficial y después lo miraremos", destaca.

Además, apunta a que deben seguir un protocolo los interesados: "Hay normas, regulaciones en las que están todos comprometidos. En particular, una propisición así tiene que ser aprobada por sus respectivas asociaciones, sus respectivas confederaciones y la FIFA también debería expresar su visión en este asnto, sobre todo si tiene implicaciones en el fútbol a nivel mundial también".

En el mismo texto, ESPN cita una fuente de la RFEF en relación a la reunión que tuvieron Luis Rubiales, su presidente, con el propio Infantino y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la Moncloa. En relación al Girona-Barcelona, dicha fuente asegura que Infantino "no lo aprueba y preferiría que no se dispute". En este sentido, "la RFEF tiene hasta el 5 de enero de 2019 para responder a la petición de LaLiga pero la decisión se tomará antes de esa fecha".