Girona-Barcelona
El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi (i), protege el balón ante el acoso del centrocampista colombiano del Girona, Bernardo Espinosa. EFE

Representantes de LaLiga y de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), con sus presidentes a la cabeza, han mantenido este jueves una reunión para tratar diferentes temas entre ambos, con el Girona-Barcelona previsto para enero en Estados Unidos como principal foco. El acuerdo está más lejos ahora que antes.

La AFE ha emitido un comunicado en el que asegura que "la información facilitada no es suficiente" y, por tanto, no pueden aceptar que se juegue. Además, manifiestan "su sorpresa al conocer que LaLiga, que firmó un acuerdo con una empresa norteamericana de manera unilateral, traslada a clubes y futbolistas la decisión final".

En este sentido, David Aganzo, presidente de AFE, aseguró a la salida de la reunión que les faltan muchos datos para dar su aprobación. "Con la información que tenemos los futbolistas no pueden ir a Estados Unidos. Faltaba todo tipo de información. A nivel económico, de salud, los horarios de las concentraciones. Queremos un informe real de todo lo que va a pasar para transmitírselo a nuestros compañeros", dijo Aganzo, que también aseguró que LaLiga les ha prometido trasladarles todos los datos que requieran.

De hecho, aseguro que, a día de hoy, es muy complicado que se dispute el partido, y lo cuantificó: "El Girona-Barcelona tiene un 20% de probabilidades de que se juegue en Miami. Los futbolistas son los principales actores de este deporte". Aganzo está dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias si LaLiga se niega. "Es una herramienta más y hasta que la información no sea la adecuada, no irán a jugar a Miami y no descartamos que se pueda ir a la huelga", dijo.

Por su parte, Javier Tebas ha insisto: el partido se disputará... "al 90%". "Conseguiremos que ese partido se juegue. Hemos trabajado el tema. No hay causa para que deneguemos el partido, ni por parte de la Fedeación, UEFA y Concacaf", destacó el presidente de LaLiga, que de paso aprovechó para mandar un recado a Gianni Infantino, que mostró su desaprobación a que el Girona-Barcelona se juegue en territorio estadounidense: "La FIFA no tiene nada que decir", zanjó Tebas.