El Real Madrid estiró un poco más su agonía en Anoeta, donde la Real Sociedad se despidió de su afició con una alegría. Y eso que Brahim, de nuevo titular, abrió el marcador a los 6 minutos con una gran jugada individual. Empató en el 25 Merino, al que una rápida triangulación dejó solo frente a Courtois.

Poco antes del descanso, a la Real se le puso el partido muy de cara con penalti a favor y a expulsión de Vallejo, aunque Courtois detuvo el lanzamiento de Willian José. En el 57, Zaldua dio la vuelta al marcador con un cabezazo en el que dejó en evidencia la concentración defensiva de Marcelo.

En el 66, Oyarzabal perdonó al estrellar un disparo en el palo, no así Barrenetxea, que recogió el rechace y firmó el 3-1. Januzaj estuvo a punto de marcar el 4-1, pero lo impidió el larguero.