Joaquín Sánchez, a sus casi 37 años, firmó un doblete para darle la victoria al Betis en el descuento frente un Huesca que sólo se jugaba el orgullo de ganar.

Se adelantó el equipo de Setién a los 22 minutos, gracias a un cabezazo del capitán bético. El Huesca empató en el 55 gracias a un penalti cometido por Juanpi, señalado a instancias del VAR y transformado por el propio centrocampista venezolano.

A falta de un cuarto de hora del final, el Huesca se quedó con diez por expulsión de Pulido, lo que dio alas a los sevillanos, que sin embargo no pudieron ver red hasta que en el descuento, de nuevo Joaquín, puso el balón por toda la escuadra.