El Real Valladolid celebró la permanencia con sus aficionados que pudieron ir a animarles pese a la actitud del Rayo Vallecano con las entradas. Los de Sergio González consumaron la victoria frente al conjunto vallecano por 1-2.

Enes Ünal abrió el marcador a los seis minutos, al transformar un penalti clarísimo cometido por Ba. El Rayo empató en el 72, con el partido roto, por medio de Medrán, que llegó para aprovechar un balón al segundo palo.

Sin embargo, la fe del Valladolid le hizo reaccionar para volver a ponerse por delante gracias a Sergi Guardiola, que batió por bajo a Dimitrievski.