Megan Rapinoe
Megan Rapinoe, capitana de la selección de fútbol de Estados Unidos. EFE

Megan Rapinoe fue la estrella de Estados Unidos en la primera 'final' de este Mundial femenino de fútbol. El doblete de la veterana capitana sirvió para dejar fuera a Francia, la anfitriona, en cuartos, y tras el encuentro estaba exultante.

Mientras por todo el globo arrancaba el fin de semana del Orgullo 2019, ella hacía su trabajo con dos goles. Siendo como es un icono LGTBI en su país, lo que le ha llevado a un enfrentamiento personal con Donald Trump, no podía dejar pasar la oportunidad de mandar un reivindicativo mensaje hacia el colectivo al que ella pertenece.

"¡Vamos, gays! No puedes ganar un campeonato sin gays en tu equipo. Nunca se ha hecho antes, nunca. ¡Es ciencia, aquí mismo!", dijo, exultante. Como recoge 'The Guardian', la capitana estadounidense aprovechó el final del encuentro para enviar su apoyo al colectivo LGTBI y a su vez mostrar su orgullo.

"Estoy motivada por gente que son como yo, que están luchando por las mismas cosas. Tomo más energía de eso que de intentar probar que alguien se equivoca. Eso te acaba secando. Pero para mí, ser gay y fabuloso, durante el mes del Orgullo en el Mundial, es genial", explicó Rapinoe.

Estados Unidos se enfrentará en semifinales a Inglaterra, las 'leonas' que entrena Phil Neville.