La SD Huesca se despidió de Primera División como había deseado, tras no poder mantener la categoría en el año de su debut, con un triunfo sobre el CD Leganés, en un partido en el que el central argentino Martin Mantovani metió los tres goles: los dos de su equipo y el del rival, en propia puerta.

Los visitantes comenzaron mejor posicionados y más centrados que un Huesca que no era capaz ni de tener el balón ni de salir a la contra porque no recuperaba balones. En la primera media hora apenas se pudo ver nada de juego pero a partir de ahí el encuentro se animó algo. En un centro desde el lado derecho de Óscar Rodríguez, Mantovani, que apenas llevaba ocho minutos sobre el césped al haber sustituido al lesionado Etxeita, introdujo el balón en su portería.

En el 56, Mantovani se sacó la espina logrando el tanto de la igualada de cabeza tras un falta botada por Juanpi. El conjunto de Francisco Rodríguez se fue a por la victoria y la logró, de nuevo con Mantovani como protagonista, otra vez de cabeza, en un saque de esquina.