Dos años después, el Girona FC regresa a Segunda División. El equipo entrenado por Eusebio, al que sólo salvaba una carambola insólita que bajaba al Celta, no pudo cumplir con la primera premisa para ello y cayó en campo del Deportivo Alavés.

El Girona comenzó bien, pero el Alavés le fue cogiendo el punto al partido y empezó a crear ocasiones. A cinco del descanso, Wakaso cazó un balón suelto en la frontal del área y empalmó un derechazo imparable. Calleri, a diez del final, puso el 2-0, que se antojaba definitivo.

El Girona, no obstante, dio la cara. Había estado a punto de empatar con un disparo de Doumbia que se estrelló en el palo y finalmente logró acortar distancias gracias a Portu, con un disparo duro.