Geraint Thomas reta a su compañero Froome: etapa y maillot amarillo del Tour

Geraint Thomas, ganador de la undécima etapa del Tour de Francia 2018, con final en La Rosière.
Geraint Thomas, ganador de la undécima etapa del Tour de Francia 2018, con final en La Rosière.
EFE

Geraint Thomas (Sky) lanzó un órdago a su compañero y compatriota Chris Froome al imponerse en la undécima etapa del Tour de Francia, segunda de montaña y primera con llegada en alto. El británico es además el nuevo líder de la carrera tras una jornada en la que casi todos los candidatos a la victoria final volvieron a estar tapados hasta las útimas rampas, salvo Dumoulin y Valverde.

Thomas lanzó su ataque a cinco del final. Froome tardó en reaccionar, aunque finalmente saltó a por su compañero. No le aguantaron Quintana, Landa ni Nibali. Por delante marchaba Mikel Nieve, al que le sobró un kilómetro de ascensió para llevarse la etapa. Thomas le rebasó como un avión y se hizo con la etapa, la segunda de su carrera en el Tour. En meta, sacó 20 segundos a Dumoulin y a Froome, más la bonificación. En la general, aventaja en 1'25'' a Froome; a Dumoulin en 1'44', a Nibali en 2'14'' y a Landa en 2'56''.

Valverde pagó su osadía. Saltó a 3,5 de la cima de Pré, hacia la mitad de la etapa. El Movistar había empezado a moverse, con Bennati imponiendo un ritmo duro, y cuando el murciano arrancó se quedó solo enseguida y fue dando caza a varios fugados. A rueda de su compañero Marc Soler, coronó Pré con 1’10’’ sobre el grupo de favoritos.

Seguido venía Roselend, puerto de segunda. En esta subida, Valverde se permitió saludar a su discípulo Alaphilippe con una palmadita mientras le dejaba atrás. El francés, más envalentonado que fatigado tras su exhibición de la víspera, volvió a animar la carrera de salida junto a otro combativo de primera, Barguil.

Junto a De Gendt tomaron ventaja por delante de un grupo de unos 25 escapados, con el pelotón, comandado por el Sky, a 6 minutos. Greg Van Avermaet, que había superado de amarillo contra pronóstico la primera jornada alpina, cedió en la segunda desde muy pronto.

Aventuras frustradas

En el descenso, Soler lo dio todo para conectar a Valverde con el grupo de cabeza, pero lo que se les echaba encima era el pelotón gracias al trabajo de Bahrain, Sky y Sunweb.

Dumoulin y Andersen, apretaron en la bajada y cazaron a los Movistar. Se formó un grupito de cuatro, con Gesbert y ya sin Soler. Los nuevos efectivos ayudaron a Valverde a tomar de nuevo terreno sobre el pelotón.

Valverde y Dumoulin afrontaron juntos la última subida del día, La Rosière, de primera, aunque el español no pudo seguir el ritmo al neerlandés a casi diez de meta. Fue engullido por el grupo poco después y pagó el esfuerzo: se quedó descolgado.

Por delante, otros cuatro galopaban rumbo a la meta: Barguil, Caruso, Valgren y Nieve. Éste atacó a nueve de meta y cogió una buena ventaja, mientras Dumoulin cazaba a los otros tres. Cuando al grupo se unió Thomas, las opciones de Nieve se esfumaron.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento