Exhibición de Alaphilipe en la primera etapa de montaña del Tour de Francia

Julian Alaphilippe, ganador de la décima etapa del Tour de Francia 2018.
Julian Alaphilippe, ganador de la décima etapa del Tour de Francia 2018.
EFE

Julian Alaphilipe (Quick Step) dio un recital en la décima etapa del Tour de Francia, primera de montaña, 158,5 kilómetros entre Annecy y Le Grand Bornand. El ciclista francés dejó claras sus intenciones en los primeros kilómetros y marcó la pauta durante toda la jornada hasta que se quedó solo camino de la Colombiére. Se llevó la victoria hoy tomará la salida con el maillot de puntos rojos.

De forma sorprendente, Greg Van Avermaet (BMC) conserva el maillot amarillo tras la primera de las tres citas alpinas. El belga se metió en la escapada del día y aguantó el ritmo del grupo, por delante del pelotón, con lo que sale incluso reforzado en la general. Otra cosa será hasta cuándo conserve su ventaja. Los favoritos, de momento, no se han movido y se limitaron a cubrir la etapa y esperar otro momento.

Van Avermaet lidera la carrera con 2'22'' sobre Thomas y 3'10'' sobre Valverde. Froome, Yates y Landa quedan a 3'21'' y Nibali, a 3'27''.

Fuga fragmentada

Los ataques de Alaphilippe agitaron pronto la carrera. Fue el primero al paso por el Col de Bluffy (4ª categoría). Se formó una fuga con 19 ciclistas, incluido Van Avermaet, con ilustres como Sagan, Gilbert, Gallopin, Gesink y el propio Alaphilippe.

La fuga se fragmentó en varios grupos camino a la Croix Fry -primera categoría, a la que Molard y Taaramäe llegaron en cabeza- y se reagrupó antes de afrontar Plateau des Glières, un puerto duro pero corto. Coronaron -Alaphilippe a la cabeza- con seis minutos y medio de ventaja al alcanzar las faldas del Romme.

El pelotón rodaba bajo el control del Sky, que puso un ritmo muy fuerte desde la penúltima subida del día y fue descolgando unidades, entre ellas Urán y  Jungels. Por delante, Alaphillippe y Taaramäe se escaparon camino de la Colombiére. El francés soltó al estonio en el breve descenso del Romme y afrontó el final de etapa en solitario.

Ion Izagirre saltó en el gran grupo de escapados. Rebasó a Taaramäe, pero Alaphilipe volaba y era ya inalcanzable. Es su segunda gran victoria de la temporada, después de llevarse la Flecha Valona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento