Chris Froome
Chris Froome, con el maillot amarillo de líder en el Tour de Francia. EFE

La edición número 105 del Tour de Francia comienza este sábado en Noirmoutier-en-l'Île con el británico Chris Froome un año más como gran favorito. No obstante, a su poderoso equipo, el Sky, le ha salido un duro competidor sobre el papel: Movistar y su tridente de lujo formado por Alejandro Valverde, Nairo Quintana y Mikel Landa, la gran esperanza española tras la retirada de Alberto Contador.

El director del Movistar, Eusebio Unzué, ha insistido en que los primeros días de carrera determinarán quién es el jefe de filas del equipo. Hasta que la carretera diga lo contrario, estos son los hombres llamados a dar guerra en los 3.329 kilómetros que quedan para llegar a París, el 29 de julio.

  • Chris Froome - Sky (Gran Bretaña, 33 años)
    El gran dominador de las grandes vueltas, ganador de cuatro de los cinco últimos Tours (todos los que ha acabado) podrá finalmente tomar la salida, pese al veto inicial de la organización. La UCI ha archivado el procedimiento tras su positivo en la última Vuelta a España (que ganó) y ha evitado de ese modo "una gran pérdida para el deporte”, en sus propias palabras. Viene de ganar el Giro yendo de menos a más y parte como favorito indiscutible. Si lo consigue, ingresará en el club de los pentacampeones junto a Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain.

  • Nairo Quintana - Movistar (Colombia, 27 años)
    Tras su desastrosa actuación el año pasado (duodécimo) por empeñarse en hacer Giro y Tour, Quintana ha optado por una preparación “un poco diferente" para “llegar más fresco” a la línea de salida. Ha sido segundo en la Colombia Oro y Paz y la Volta a Cataluña, tercero en Suiza (con victoria de etapa) y quinto en la Vuelta al País Vasco, tras la que viajó a su país para entrenarse en altitud y simular así algunas etapas del Tour. Criticado a menudo por sus estrategias conservadoreas, sus opciones de volver a reivindicarse como potencial ganador de un Tour (fue segundo tras Froome en 2013 y 2015) pasan por sobrevivir al pavés y atacar en la montaña para minimizar la previsible sangría en la última crono.

  • Mikel Landa - Movistar (España, 28 años)
    Desde su deslumbrante aparición en el Giro de 2015 se repite que está hecho para el Tour. El año pasado, aún en el Sky, ya estuvo cerca del podio (fue cuarto) y él no oculta que aspira al amarillo en París, aunque también es cauto, más aún en un equipo con varios ‘gallos’. A diferencia de los dos años anteriores, el ciclista alavés llega este año sin haber corrido el Giro (aunque en 2017 lo abandonó). Comenzó la temporada como gregario de Valverde en las clásicas de las Ardenas y, como Quintana, ha ido subiendo el pistón poco a poco, con la esperanza de llegar mejor al Tour.

  • Rigoberto Urán - EF-Education First (Colombia, 31 años)
    Como el año pasado, llega tapado al Tour, si es que tal cosa es posible después de haber sido segundo el año pasado, a sólo 54 segundos de Froome. En su calendario de 2018 apenas sobresale una victoria de etapa en la Colombia Oro y Paz. Su director, Jonathan Vaugthers, le ve más fuerte que el año pasado y cree que el equipo también lo es, con Clarke, Vanmarcke, Roland y otro colombiano, Daniel Martínez. ¿Quién tiene argumentos para llevarle la contraria?

  • Richie Porte - BMC (Australia,33 años)
    El todoterreno australiano nunca ha pisado el podio del Tour de Francia; su mejor clasificación es el quinto puesto de 2016 y hace un año se quedó fuera tras una espectacular caída bajando el Mont du Chat. Como su combatividad está fuera de toda duda y contará con un buen equipo (Van Garderen, Caruso, Gerrans, Van Avermaet), tratará de sacarse al fin esa espina y dar la razón a quienes, cuando corría en el Sky, veían en él a un corredor capaz de volar más alto. Este año ha sido segundo en el Down Under (ganó una etapa), tercero en el Tour de Romandía y llega avalado por su reciente victoria en la Vuelta a Suiza.

  • Romain Bardet - Ag2r La Mondiale (Francia, 27 años)
    La gran esperanza francesa lleva dos años seguidos pisando el podio; fue segundo en 2016 y tercero en 2017. Este año llega con más experiencia (obvio) pero también con menos kilómetros y buenas sensaciones. Se llevó la Classic Sud Ardèche y fue segundo en la Strade Bianche y tercero en La Doyenne. Tiene mucha montaña por delante hasta llegar a la contrarreloj individual, su gran debilidad.

  • Tom Dumoulin - Sunweb (Países Bajos, 27 años)
    Es uno de los ciclistas que más expectación despiertan entre los aficionados al ciclismo, no sólo en su país. Quizá por eso, su equipo trata de rebajar un poco la presión: Dumoulin correrá este Tour con ambición pero sin urgencias, para aprender y acumular experiencia. A última hora, además, ha perdido a uno de sus lugartenientes, Wilco Kelderman, lesionado en su campeonato nacional. En todo caso, si Dumoulin es fiel a sí mismo se dejará ver y mucho en Francia, donde ya ganó dos etapas en 2016, una de montaña en Ordino-Arcalís y otra contra el reloj.

  • Vincenzo Nibali - Bahrain-Merida (Italia, 33 años)
    El ganador de 2014, el único capaz de grabar su nombre en el palmarés en plena ‘era Froome’ (aprovechó el abandono del británico), no ha vuelto a subirse al podio desde entonces pero siempre cuenta, incluso tras un año sin participar. El ‘tiburón’ regresa tras su victoria esta primavera en la Milán-San Remo, única luz en una temporada más que discreta, pero el respeto de pelotón y aficionados lo tiene más que ganado.