Tour de Francia
Recorrido del Tour 2018 ASO

El recorrido del Tour de Francia 2018, que comienza el próximo sábado, presenta dos mitades bien diferenciadas: hasta la primera jornada de descanso se trata de no perder la carrera, con la crono por equipos, el peligro del viento procedente del Atlántico y el temido pavés. De ahí en adelante, se trata de ganarlo, con mucha montaña y una contrarreloj final.

En total, habrá dos etapas contrarreloj y seis de alta montaña, aunque sólo tres acaban en alto: las de La Rosière, Alpe d'Huez y Saint-Lary-Soulan Col del Portet. Además, hay cinco etapas de media montaña y ocho en llano.
  Será uno de los Tours más franceses de los últimos años, ya que salvo una breve incursión en España (apenas 15 kilómetros en la 16ª etapa, con final en Bagnères-de-Luchon) no traspasará las fronteras.

Primera semana: crono por equipos y adoquín

El Tour comienza este sábado sin prólogos ni nada que se les parezca: una etapa de 201 kilómetros -llanos, eso sí- entre Noirmoutier-en-l'Île y Fontenay-le-Comte. El lunes 9 de julio llega la primera etapa marcada en rojo: la crono por equipos de Cholet (35 km)., modalidad que regresa después de tres años de ausencia.

Otra cita que no hay que perderse es la del domingo 15 (etapa 9, 156 km), que une Arras y Roubaix o, lo que es lo mismo, el temido pavés: 21,7 kilómetros de adoquines, repartidos en 15 tramos de entre 0,5 y 2,7 kilómetros.

Segunda semana: los Alpes

Las emociones más fuertes se esperan ya a partir del martes 17 de julio con la primera jornada montañosa entre Annecy y Le Grand-Bornand (etapa 10, 158 km). Se subirán cinco puertos, tres de ellos de primera categoría (Croix Fry, Romme y Colombière, a 28,5 kilómetros de meta) y uno de categoría especial (Plateau des Glières).

La segunda jornada alpina, al día siguiente, unirá Albertville y La Rosière (etapa 11, 175 km). En la primera mitad del recorrido se subirán dos puertos fuera de categoría: Bisanne y Col du Pré. Luego uno de segunda y uno más para acabar, La Rosière, un final inédito.

Los Alpes se despiden con su cima más legendaria, Alpe d’Huez (etapa 12, 175 km). Antes de llegar a sus faldas, el pelotón subirá un puerto de segunda y otros dos clásicos: La Madeleine y La Croix de Fer, ambos fuera de categoría.

Tercera semana: Pirineos y contrarreloj final

La alta montaña regresa el martes, 24 de julio (etapa 16, 218 km) entre Carcassonne y Bagnères-de-Luchon. Una jornada tranquila hasta el kilómetro 140, donde aguarda un final con un puerto de segunda y dos de primera (Menté y Portillon, a diez de meta).

La siguiente jornada (etapa 17) es un breve trayecto de 65 kilómetros hasta Saint-Lary-Soulan Col du Portet. Breve pero intenso, con dos puertos de primera (Peyragudes y Val Louron-Azet) y final en uno especial, Portet.

Tras una etapa llana, la montaña se despide en la antepenúltima etapa, el viernes, 27: 200 kilómetros entre Lourdes y Laruns: dos puertos de cuarta, uno de segunda, uno de primera (Aspin) y dos fuera de categoría, nada menos que el Tourmalet y el Aubisque, a 20 de meta.

Si aún quedara algo por decidir, se dirimirá en la penúltima etapa, el sábado 28: la crono de 31 kilómetros con final en Espelette, un día antes de coronar al campeón en los Campos Elíseos de París.