Fernando Alonso y Flavio Briatore
Fernando Alonso y Flavio Briatore comparten una gran amistad desde hace años. Twitter.com/BRIATORE

Pocos conocen mejor a Fernando Alonso que Flavio Briatore. El italiano fue el primero en creer en él cuando dio el salto desde la F3000 y, tras cederle un año en Minardi, le puso en un Renault donde logró sus mayores hitos en la Fórmula 1.

Ahora que el asturiano se va del Gran Circo, Briatore ha señalado qué ha supuesto el español para la competición. La comparación, viniendo de un fanático de la Juventus como él, adquiere un punto más de ironía. "Como Fernando, Cristiano dispara el nivel al equipo. Es un competidor total, muy trabajador. El Madrid le echa de menos. El Real sin él es como la Fórmula 1 sin Alonso", señala en una entrevista a 'El Mundo'.

Para Briatore, la retirada de Alonso es "lógica". "No era posible continuar en un coche así, sin poder competir. Hace bien. Además, podría regresar en el futuro", apunta el ex responsable de Bennetton y Renault. Su ausencia será muy notable, ya que "la F1 pierde a un grande, a un referente"."No hay otro igual. Se quedan con niños que si no llevan puesto el mono del equipo en el paddock, nadie sabría quiénes son. La F1 necesita a pilotos como Alonso", analiza Briatore, con un punto de crítica sobre quién y cómo llegan a la teórica máxima categoría del automovilismo mundial.

Briatore rememora con cariño sus primeros días al lado de Alonso, a quien ha acompañado como agente y, con los años, como amigo. "Tenía algo especial, una mirada distinta. En 2003, los ingleses me querían matar porque le metí en el equipo en el asiento de Jenson Button. Y el tiempo me dio la razón. Fer hizo cosas increíbles. Psicológica y físicamente era superior al resto. Aunque creo que ahora físicamente está mejor que hace 10 años", asegura Briatore.

De sus años juntos en la época dorada de Renault, el ex jefe de Alonso se queda con una carrera. "La victoria en Montmeló en 2006. Ganar Fernando en España ante su gente, con récord de espectadores, en una atmósfera increíble, con el Rey allí... Fue increíble ver a 80.000 fans suyos con gorras azules. Además, por casualidad, nuestro color era el azul asturiano. ¡Todo encajaba!", recuerda, con cariño.