Balón de Oro
El trofeo del Balón de Oro, que entrega 'France Football'. France Football

Hay que remontarse más de una década para ver a un ganador del Balón de Oro que no fuera Cristiano Ronaldo o Leo Messi. Fue Kaká, en 2007, el último que lo levantó antes que el portugués y el argentino que se han peleado por el reconocimiento de mejor jugador de cada año.

Salvo sorpresa, ninguno de los dos estará en la primera posición del podio. Tras diez victorias consecutivas, su escasa aportación en el Mundial va a pesar demasiado, frente a un Luka Modric que ya fue reconocido como The Best por la UEFA y que parte con un pie por delante del resto. Fundamental en la tercera Champions consecutiva del Madrid, clave en la clasificación de su selección para la final contra Francia... Es el que más papeletas tiene, pero ni mucho menos es el único.

En función de a qué encuestas se atiendan, el líder de la Croacia que rozó el título en Rusia está por delante o por detrás de los que sí conquistaron el título. Hombres como Kylian Mbappé, Antoine Griezmann o incluso Raphael Varane aparecen en todas las listas, con más o menos favoritismo. La candidatura del defensa galo es la que menos cualidades reúne, no sólo porque es muy raro que un defensa lo gane (el último fue Cannavaro, también tras ganar un Mundial), sino porque por delante tiene a dos de los grandes ídolos galos.

El delantero rojiblanco no pasa sus mejores días, no obstante. Su aportación al fútbol del Atlético está siendo muy criticada, si bien con Francia fue clave. Ya rozó el éxito con el podio de 2016, y no duda en admitir que es uno de sus grandes sueños. Por otro lado, el joven ariete del PSG es uno de los grandes talentos de futuro y a sus 19 años está camino de romper todos los récords de precocidad posibles. Entre Mbappé y Griezmann, cada uno con sus cualidades, los 'bleus' se garantizan juego y goles a partes iguales por muchos años.

El ganador del Balón de Oro 2018, que ya sabe que lo es, se conocerá este lunes 3 de diciembre. Una de las grandes incógnitas que se resolverá no es sólo el nombre del ganador y el podio, sino cómo será la gala: ¿repetirá la Torre Eiffel como escenario?