Cristiano Ronaldo, con la camiseta de Portugal durante el Mundial de Rusia.
Cristiano Ronaldo, con la camiseta de Portugal durante el Mundial de Rusia. EFE

Ni Cristiano Ronaldo, ni Leo Messi, ni Neymar estarán en semifinales del Mundial. Las tres grandes figuras que, a priori, estaban llamadas a brillar en Rusia han naufragado con sus selecciones. El Balón de Oro que, presumiblemente, iba a ser seguro para uno de los tres en función de sus papeles en la cita mundialista, queda, de momento, sin virtual, ganador.

La Portugal de Cristiano Ronaldo cayó en octavos de final ante la Uruguay de Luis Suárez. En mitad del bombardeo de informaciones que apuntan a su salida del Real Madrid, el delantero se despedía de su gran sueño de llevar a su selección a la gloria mundialista como ya ocurriera en la pasada Eurocopa de Francia.

Batacazao también para Leo Messi. Argentina decía adiós a Rusia ante Francia que, desde el principio, se ha postulado como una de las favoritas al trono. El '10' azulgrana tenía en esta cita su última oportunidad de triunfar con Argentina, con la que ha perdido tres finales: dos Copas de América ante Chile y la del Mundial de Brasil 2014 ante Alemania, otra de las grandes que cayó estrepitosamente en la fase de grupos.

También malos tiempos para Neymar

En ese tándem del Olimpo del Olimpo del fútbol que forman Cristiano y Messi, juega a poca distancia Neymar. La estrella del PSG estaba destinada a ser el líder absoluto de una Brasil poderosa que lucharía por su sexta corona mundial. Sin embargo, se toparon con Bélgica.

Una de las grandes sorpresas de Rusia que caía como un jarro de agua fría en la canarinha.

¿Y el Balón de Oro?

En año de Mundial el Balón de Oro cobra aún más relevancia. La competición más importante del fútbol es un escaparate perfecto para las grandes figuras que suman puntos a ojos de todo el planeta para hacerse con el ansiado trofeo individual que otorga France Football.

Con Cristiano Ronaldo, Leo Messi y Neymar fracasando en el Mundial y sin haber sido líderes determinantes en sus selecciones, se abre una puerta para aquellas figuras que no pisan el Olimpo pero se acercan. Antoine Griezmann, potente con Francia, y Harry Kane, máximo goleador la pasada campaña y líder de Inglaterra, tienen más papeletas que antes de que empezara la cita mundialista.