La gran oportunidad de Paula Badosa para asaltar el número 1 tras la inesperada retirada de Ashleigh Barty

Paula Badosa durante el partido de semifinales de Indian Wells ante Sakkari
Paula Badosa durante el partido de semifinales de Indian Wells ante Sakkari
Rob Prange

La inesperada retirada de la número uno del circuito femenino, Ashleigh Barty, dejará vacía la cabeza de la clasificación cuando la WTA actualice la tabla el próximo lunes 4 de abril, lo que abre una disputada candidatura en la que Paula Badosa podría erigirse como la mejor tenista del mundo. 

Hasta este momento, la tenista australiana de 25 años comanda la clasificación mundial con 7.980 puntos, 2.204 más que la polaca Iga Swiatek, reciente ganadora en Indian Wells y segunda en el ránking. Tercera es la griega Maria Sakkari (5.085), cuarta la checa Barbora Krejcikova, que descendió dos puestos (5.033). La bielorrusa Ariana Sabalenka figura en el quinto lugar (4862) y la española Paula Badosa en el sexto con 4790.

Una vez anunciada su decisión de dejar profesionalmente el tenis, Barty contaba con dos opciones, o esperar a perder todos los puntos que tenía por defender y desaparecer progresivamente de la clasificación, o eliminar definitivamente su nombre de la lista de jugadoras. Recientemente se ha confirmado que su decisión ha sido finalmente la segunda, por lo que en la actualización que se realizará el lunes posterior a la finalización del torneo de Miami habrá una nueva número 1 del mundo.

Swiatek, de 20 años, apunta como inmediata heredera. La jugadora de Varsovia, que sorprendió hace dos temporadas con el triunfo en Roland Garros, ya acumula dos títulos en lo que va de temporada: Doha e Indian Wells. A la polaca le basta con ganar su primer partido en Miami, ante Viktorija Golubic, para instalarse en lo alto del ránking. El pasado año, exenta en el primer tramo, solo ganó un partido, ante la checa Barbora Krejcikova antes de perder en la tercera eliminatoria ante Ana Konjuh.

Muy diferente sería la situación si la actual número dos no supera la primera ronda en Florida, pues tendría que esperar al desempeño de Paula Badosa. En ese caso, si la española nacida en Estados Unidos se lleva los 1000 puntos en las pistas de Miami Gardens -donde no estará la lesionada Garbiñe Muguruza-, se colocaría como la mejor tenista del mundo. De lograrlo, Badosa firmaría un ascenso meteórico, pues hace tan solo un año ocupaba el puesto número 71 de la clasificación.

Más allá de lo que suceda en Miami, la retirada de la máxima dominadora de los últimos tiempos aprieta mucho la lucha en la zona alta para lo que resta de temporada, y todo puede pasar durante la gira de tierra. El pasado año, la polaca jugó en Madrid, donde se estancó en los dieciseisavos ante Barty, por lo que su margen de mejora en la Caja Mágica también es amplia para asentarse en la cima. Las dificultades para Swiatek llegan después, en Roma, donde venció. Allí defiende todos los puntos. No puede sumar. Todo lo que no sea ganar supondrá un descuento.

Si Badosa no adelanta a Swiatek en Miami, tendrá esa segunda oportunidad en el Foro Itálico -siempre que llegue antes a semifinales en Madrid, al igual que el año pasado-, donde no jugó en 2021 y, por lo tanto, no defiende puntos. Y después vendrá Roland Garros, donde defiende los cuartos de final a los que llegó y donde perdió con Tamara Zidansek. La carrera por el número uno está abierta, y Sakkari, Krejcikova y Sabalenka también tienen mucho que decir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento