Fernando Alonso, ante el abismo de 2022: ¿su última oportunidad y su último año en la Fórmula 1?

Fernando Alonso
Fernando Alonso
EFE

Fernando Alonso tiene más pasado que futuro en la Fórmula 1. En julio cumplirá 41 años, y que en 'El Plan' entra ser candidato al título con Alpine, no depende de sí mismo. Físicamente se ha preparado como nunca, mentalmente tiene el hambre del recién llegado y la experiencia del maestro, pero todo depende del A522.

Cuando Alonso volvió de su retiro en 2021, lo hizo pensando en este cambio normativo. Sobre el papel, se iban a repartir las cartas en la parrilla para que ya no fuera un paseo marcial de Mercedes. Luego llegó la pandemia, se retrasó un año más la entrada en vigor de las nuevas reglas y Alonso pudo aprovechar su primera temporada de regreso para readaptarse.

El problema es que Alpine, a priori, no ha afinado tan bien. A falta de verles en Bahréin en los test que se celebrarán entre el 10 y el 13 de marzo, en Montmeló no ha dejado tan buenas sensaciones como se esperaba. Mientras Ferrari ha dado un paso adelante claro, Mercedes y Red Bull se mantienen como los grandes candidatos y McLaren como una de las incógnitas. Con toda la precaución posible, y pese a que en el equipo azul y rosa no mostraron todo, lo cierto es que en las apuestas no está Alpine en lo más alto.

Y ese no era el plan previsto por Alonso.

Alonso se queda sin tiempo... y Alpine lo sabe

El bicampeón ovetense fue muy claro en 2021: no va a estar mucho más en Fórmula 1. En su última prolongación del contrato (siempre firma un 1+1 desde hace años, para tener libertad sin ataduras a largo plazo) se comprometió con Alpine hasta finales de esta campaña.

Lo lógico es que aguante una más, pero no está del todo claro. El asturiano afrontaba con ilusión el cambio normativo, y si en 2022 está en una posición similar a la del 2021, se tendrá que pensar mucho si sigue o no. Tiene aún muchos retos por delante. Por ejemplo, en 2023 se celebra el centenario de las 24 horas de Le Mans que será histórico y Alonso quiere estar. Tiene aún el reto de las 500 millas de Indianápolis, aparcado por el momento, y prometió volver a intentar el Dakar en un tiempo. Que Alonso deje la Fórmula 1, si la deja, no significa que deje la competición, ni mucho menos.

El cacareado 'Plan' de Alonso no tiene porque ir paralelo al plan real que sí tiene Alpine. Afirmaba la pasada campaña Laurent Rossi, CEO plenipotenciario de la marca deportiva de Renault, que su idea es un proyecto a largo plazo, de no menos de tres o cuatro años. Por eso tienen en la recámara a pilotos del talento de Oscar Piastri, que asumirá el rol de probador y reserva en este 2022, o la vinculación a largo plazo de Esteban Ocon, que sí tiene firmado hasta 2024.

¿Significa esto que Alonso no tiene un papel protagonista en este 2022? Todo lo contrario. Alpine quiere seguir una historia ya contada en Mercedes: Michael Schumacher también volvió de un retiro, aportó toda su experiencia para poner a punto un proyecto ganador (que va mucho más lejos que tener un coche competitivo) y fue reemplazado por Lewis Hamilton. El resto, historia del automovilismo.

Sea este su último año o no, Alonso lo dará todo en pista, como siempre. Y a quien lo da todo no se le puede exigir más. No hay que caer en el pesimismo sobre sus opciones, por otro lado. El Alpine, pese a todas las dudas, arranca mejor de base que al inicio de un 2021 que acabaron con una victoria y un podio. Queda por ver si ese paso adelante se ha quedado corto o no frente al de los demás equipos, pero a poco que le den una oportunidad, sea la última o no, Alonso la peleará hasta el último metro.

Los coches de F1 para 2022

Mostrar comentarios

Códigos Descuento