Queralt Castellet logra la plata olímpica en el 'halfpipe', la quinta medalla española en unos Juegos de Invierno

Queralt Castellet, en el podio, tras ganar la medalla de plata en el 'halfpipe' de snowboard de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.
Queralt Castellet, en el podio, tras ganar la medalla de plata en el 'halfpipe'.
EFE
Queralt Castellet, en el podio, tras ganar la medalla de plata en el 'halfpipe'.
EFE

La española Queralt Castellet, 32 años, la más veterana de todas las participantes, hizo historia al capturar plata olímpica este jueves en el halfpipe de snowboard (tabla de nieve) de los Juegos de Pekín 2022, en una prueba disputada en Zhangjiakou, en la que la gran favorita, la estadounidense Chloe Kim -de 21-, revalidó el título logrado hace cuatro años en PyeongChang; donde la barcelonesa había logrado, con su séptima plaza, un diploma.

Queralt, plata mundial en Kreischberg (Austria), en 2015, y que en los últimos mundiales, los de Aspen (EE UU) del año pasado, capturó bronce, cerró, en su quinta participación olímpica -con la que igualó el récord español de comparecencias invernales que compartían hasta ahora la andaluza María José Rienda y el cántabro Juan Jesús Gutiérrez- su particular círculo deportivo. 

Con seis victorias -y otros once podios- en la Copa del Mundo; y un oro y dos platas en los X Games, la campeona de Sabadell, todo un ejemplo de resiliencia, capturó este jueves la única medalla que se le resistía: la olímpica.

Lo logró en el halfpipe, disciplina del snowboard en el que los jueces valoran la dificultad, altura, amplitud y originalidad de los trucos ejecutados en una pista en forma de medio tubo. Consiguiendo la primera medalla de España en estos Juegos, los vigésimo cuartos de invierno; y la quinta medalla invernal en toda la historia del olimpismo español.

La 'extraterrestre' Kim

Chloe Kim, que posiblemente ya hubiese ganado el oro en 2014, en los de Sochi (Rusia), donde no la dejaron competir porque sólo contaba 13 años, lo logró hace cuatro en PyeongChang. Y este jueves simplemente confirmó su condición de dominadora absoluta de la disciplina, revalidando título olímpico.

Lo hizo, además, a las primeras de cambio, en su primer intento, en el que sumó los 94 puntos que nadie mejoró en las tres rondas. En una disciplina en la que solo cuenta la mejor de las tres puntuaciones.

Queralt Castellet, en la final de 'halfpipe' de 'snowboard' de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.
Queralt Castellet, en la final de 'halfpipe' de snowboard de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.
MAXIM SHIPENKOV / EFE

Con el oro ya decidido de entrada a favor de la extraterrestre Kim -que hace cuatro años había ganado el título en Corea, la tierra de sus abuelos-, quedaba la competición entre las terrestres. Y en ese apartado, la japonesa Sena Tomita se unió en el podio a la estadounidense y a la catalana, que se convirtió en la segunda mujer española, después de Blanca Fernández Ochoa -bronce en eslalon de esquí alpino en Albertville'92 (Francia)-, en ganar un trofeo olímpico invernal.

El madrileño Paquito Fernández Ochoa, hermano de la anterior -ambos fallecidos ya-, había abierto el camino en 1972 con su oro en el eslalon de Sapporo, en Japón. Donde protagonizó el gran bombazo de la primera cita invernal en tierra asiática.

Asia se le da muy bien al deporte invernal español, porque las otras dos medallas olímpicas, de bronce, que contaba España hasta la fecha, las consiguieron hace cuatro años en PyeongChang (Corea del sur) el ceutí de la federación andaluza Regino Hernández, en boadercross de snowboard; y el patinador artístico madrileño Javier Fernández.

De menos a más

Este jueves, Queralt capturó el metal que faltaba: la plata.

Y lo hizo tras un comienzo renqueante, en el que no pasó de la séptima valoración (69,25 puntos) en la primera ronda.

Cuarta en la calificación del jueves que decidió las doce finalistas, Castellet planchó su ejercicio en la segunda. Una bajada en la que avanzó cinco puestos y con la que logró que nadie le arrebatase una merecida plata olímpica: fruto del trabajo de muchos años.

La española Queralt Castellet (izq.), en el podio, tras lograr la medalla de plata en el 'halfpipe' de snowboard de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022, junto a la estadounidense Chloe Kim (oro) y la japonesa Sena Tomita (Bronce).
La española Queralt Castellet (izq.), en el podio, tras lograr la medalla de plata en el 'halfpipe' de snowboard de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022, junto a la estadounidense Chloe Kim (oro) y la japonesa Sena Tomita (Bronce).
MAXIM SHIPENKOV / EFE

La japonesa Sena Tomita, cuya hermana, Ruki, fue quinta, por detrás de la china Xuetong Cai -oro en los Mundiales de Sierra Nevada 2017, en España- también cimentó su bronce en el segundo acto, en el que 'sacó' del podio a la deportista local.

La tercera ronda no modificó el podio final de una prueba histórica para España.

"Estoy emocionada, muy feliz"

"Estoy emocionada, estoy muy feliz; ha sido un día increíble ¡he conseguido la medalla!", exclamó Queralt, en declaraciones facilitadas a Efe desde Zhangjiakou por la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI).

"Ha sido increíble, he empezado un poco mal y luego me han venido todos los nervios, pero he sido capaz de conseguir la ronda que quería, en la segunda; una ronda por la que he estado trabajando mucho, mucho tiempo. Muchos años. Estoy muy feliz", manifestó nada más capturar la medalla de plata.

Queralt, proveniente de la gimnasia, se recicló al snowboard y con 16 años debutó, como la más joven de esa delegación española, en los Juegos de Turín 2006, en Italia.

Desde entonces, y pasando por el diploma olímpico de hace cuatro años, la estrella barcelonesa lo había intentado una y otra vez.

Un camino largo

La vez que más cerca había estado fue en 2010, en los Juegos de Vancouver (Canadá), donde había sido la abanderada de España por primera vez -en Pekín repitió honor, compartiéndolo con otro barcelonés, el piloto de skeleton Ander Mirambell-, cuando estaba en puestos de medalla después de la primera de las dos rondas que entonces conformaban el desarrollo de esta disciplina.

Queralt era tercera en Cypress Mountain, en las afueras de la capital de la capital de la Columbia Británica, pero se cayó mientras se ejercitaba entre ronda y ronda, golpeándose la cabeza. Perdió ligeramente el conocimiento y los jueces, aplicando el reglamento y por precaución médica, no le permitieron disputar la segunda y decisiva bajada.

Queralt Castellet, durante su participación en la final de 'halfpipe' de snowboard de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.
Queralt Castellet, durante su participación en la final de 'halfpipe' de snowboard de los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.
DIEGO AZUBEL / EFE

El camino ha sido largo, duro y complicado, regado de lesiones y de contratiempos que alcanzaron su peor momento con el fallecimiento, después de los Juegos de Sochi, en 2014 del que, además de su entrenador, era su pareja: el neozelandés Ben Jolly.

Este jueves, Castellet -undécima en Sochi-, tocó el cielo, un cielo que en China se convirtió en plata olímpica, haciendo realidad un sueño. Y colocando de nuevo a España en el mapamundi de los deportes de invierno. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento