Fernando Alonso, padre de la Fórmula 1 en 2022: ventajas y desventajas de correr contra niños de la 'generación Z'

Fernando Alonso
Fernando Alonso
XPB / James Moy Photography Ltd

Fernando Alonso será el último dinosaurio en la Tierra cuando comience la temporada 2022 de Fórmula 1. A sus 40 años (41 a partir del 29 de julio), no sólo será el único de la parrilla que ya competía antes del 2000 en monoplazas, sino que también será el único en activo que ha competido contra más de 100 rivales, lo que da buena muestra de su longevidad no sólo en absoluto sino también de los diferentes estilos que ha tenido que adaptar a lo largo de su carrera.

Alonso será, además, el único que ha corrido con V10, V8 y los actuales V6 Turbo. Tres tipos de motores, tres maneras de entender la Fórmula 1. Para algunos, quizá, un último eslabón de una época pasada.

La ventaja técnica de Alonso sobre los 'niños'

La veteranía de Alonso (el siguiente de mayor edad es Lewis Hamilton, de 37 años... si sigue) es uno de los grandes datos de esta temporada que arrancará en Bahréin. Él será el mayor y bien podría ser el padre (algo prematuro, eso sí) del menor, Yuki Tsunoda, que pertenece a una generación muy distinta a la de Alonso.

Y es que el salto generacional es claro. Mientras que los Verstappen, Tsunoda, Gasly, Mazepin, Schumacher, Russell o el novato Zhou (que idolatraba a Alonso siendo un niño) son unos veinteañeros criados con la videoconsola y los simuladores, Alonso aún es un carrerista de los que, si bien entiende de la importancia de los ensayos con el ordenador (y le echa muchas horas), aún prefiere las sensaciones a pie de asfalto. Es por eso que en este 2022 gozará de ciertas ventajas, hasta cierto punto, para la adaptación a los nuevos monoplazas.

Quizá la de Alonso sea la última generación que tuvo que sentir la dificultad física de llevar coches prácticamente ingobernables. Aquellos primeros monoplazas que estrenó en los 2001 o 2003 poco o nada se parecen a estos, como bien demostró en esa ya memorable exhibición con el R25 con la que avanzó su regreso a finales de 2020.

La ductilidad de Alonso será, más allá de su experiencia, su gran virtud y ventaja. Lo avanzaba él mismo: este tipo de coches serán más parecidos a los prototipos LMP1 de Le Mans con los que se proclamó campeón del mundo de Resistencia y ganó las 24 horas dos veces, amén de que gozará de cierta experiencia con neumáticos de mayor perfil. Este año, las Pirelli serán de 18 y no de 13 pulgadas.

Su gran desventaja: el reloj de arena

Por mucho que se hable de 'El Plan' y que las nuevas generaciones se suban al carro en una enfervorecida masa que quiere vivir lo que años antes sus hermanos mayores o padres ya habían hecho, Alonso está en su recta final. En una Fórmula 1 a la que se llega cada vez más joven, el asturiano es visto como un 'rara avis'.

En buena medida dependerá de Alpine que consiga colar su nombre en el 'top 10' de pilotos de mayor edad en ganar un Gran Premio. Salvo sorpresa, el récord de Luigi Fagioli (ganó con 53 años el GP de Francia de 1951) se quedará ahí por siempre, pero ahora mismo Alonso ya superaría a Maurice Trintignant y Graham Hill (el único que tiene la Triple Corona), que ganaron el GP de Mónaco de 1958 y 1969 respectivamente con más de 40 años. Incluso podría superar a Nigel Mansell si gana en las últimas carreras de este año, ya que el excampeón británico ganó el GP de Australia de 1994 con 41 años y 3 meses.

Pero más allá de eso, la incógnita. Si el A522 nace bueno y da opciones a Alonso para ganar su tercer título, el asturiano sería el tercero de mayor edad, tras los históricos Juan Manuel Fangio (que ganó 4 de sus 5 Mundiales con más de 43 años) y Giuseppe Farina, el pionero, que ganó el primer Mundial de la historia de la Fórmula 1 con 43 años y 10 meses. Con el tricampeonato en la mano, Alonso ya habría cumplido su objetivo. 

Este factor no le añade presión, sino ilusión. Tanto él como Alpine ya han avanzado que decidirán si siguen juntos en función de lo que consigan y de sus sensaciones, pero de continuar para un último baile no será más de una o dos campañas más.

Por eso, para muchos pilotos jóvenes no hay esa urgencia por ganar. Saben que sus carreras serán largas (potencialmente), y que si este año no les sale cara, ya les saldrá más adelante. Alonso, en cambio, se queda sin oportunidades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento