Motivos para creer en la medalla de Hugo González en los 200 metros estilos tras su 6º puesto en los 100 espalda

Hugo González, en la prueba de espalda de Tokio 2020
Hugo González, en la prueba de espalda de Tokio 2020
COE / Simone Ferraro

Hugo González de Oliveira no era, ni mucho menos, de los favoritos en la final de los 100 metros espalda. Su clasificación a semifinales ya fue toda una noticia, por lo que acabar 6º y con mejor marca personal52.78, ya se puede considerar un éxito.

Para el mallorquín, sin embargo, esta no era su prioridad. Ni mucho menos, ya que desde el cuerpo técnico de la RFEN ya habían planteado su inscripción en el 100 espalda (pese a ser el actual subcampeón de Europa) como una preparación para su prueba fetiche, el 200 estilos. Es ahí donde este estudiante de ingeniería informática de la Universidad de Berkeley, California, puede dar el 'do' de pecho y conseguir a sus 22 años su primera medalla olímpica.

La progresión de González de Oliveira, un 'outsider' de la natación española por entrenarse fuera y formar parte de una nueva generación ajena a la Federación, está siendo espectacular. Solo hay que comparar su resultado en estos 100 espalda en Rio 2016: 20º.

Viendo que ni siquiera estaba previsto que se colara en la final, lograr un buen sexto puesto final con mejor marca personal le llena de optimismo para los 200 metros estilos. El mallorquín es el vigente campeón de Europa y llega con un 1:56.31 como marca para meterse en esta serie. Más rápido que, por ejemplo, el estadounidense Chase Kalisz y menos de un segundo por detrás del gran favorito, el australiano Mitch Larkin.

25 años después, Estados Unidos claudica en 100 espalda

La victoria del ruso Evgeny Rylov ha supuesto el fin de un reinado que duraba ya un cuarto de siglo en la distancia. Desde 1996, Estados Unidos siempre había ganado esta prueba de 100 metros y de hecho en esta carrera parecía que iba a ser Ryan Murphy, el vigente plusmarquista mundial, quien iba a repetir.

Sin embargo, la segunda piscina de Rylov y de su compatriota Koleshnikov, que se quedó a sólo 2 centésimas de arrebatarle el oro, dejó a Murphy con un amargo bronce. Hasta que no aparezca Caeleb Dressel, las barras y estrellas no lucirán en lo más alto de la natación estadounidense, parece.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento