Carlos Sainz se doctora con su primer podio en Ferrari en un GP de Mónaco que conquistó Max Verstappen

Carlos Sainz, con el trofeo del GP de Mónaco
Carlos Sainz, con el trofeo del GP de Mónaco
EFE

Carlos Sainz sólo ha tardado cinco carreras en lograr su primer podio (aunque, estrictamente, en Mónaco no hay podio) como piloto de Ferrari y lo ha logrado en el Gran Premio más mítico de la Fórmula 1, tras acabar 2º tras el nuevo líder del campeonato, Max VerstappenLando Norris completó el cajón, que ya es el tercero más joven de la historia.

Verstappen se llevó su duodécima victoria de manera relativamente cómoda, en la que todo se le puso de cara ya desde la salida. El de Red Bull clasificó segundo y el madrileño cuarto el sábado, pero el hombre de la pole, Charles Leclerc, que parecía que había salvado el coche con algo de suerte tras el accidente con el que acabó la clasificación, no llegó a tomar la salida: en la vuelta de formación se quejó de problemas en la caja de cambios, afectada en el choque

Tuvo que entrar a boxes para, finalmente, abandonar antes de tomar incluso la salida. La maldición de Netflix (este fin de semana les tocó grabar en Ferrari para la cuarta temporada de 'Drive to Survive') se cebó con Leclerc, que no ha acabado ninguna carrera que ha disputado aquí.

El monegasco quería acabar con su particular pesadilla en el circuito de su casa (literal: pasa por debajo de su domicilio), pero dejó los primeros puestos de la parrilla a Max Verstappen y a Valtteri Bottas. El neerlandés en la salida no falló y se encaminó a la victoria desde la salida.

Sin Lewis Hamilton en la pelea, dado que arrancó 7º, el de Red Bull sabía que debía aprovechar la oportunidad, especialmente porque se le puso muy de cara desde el principio.

Salida limpia: Sainz enfoca el podio

Hubo mucha preocupación en la salida en Ferrari, especialmente después del KO de Leclerc. Sin embargo, el respeto entre todos hizo que fuese una arrancada razonablemente limpia, sin incidentes de ningún tipo.

Así, Verstappen mantuvo el primer puesto sobre Bottas y un Sainz que estuvo muy atento a no perder el ritmo con los de arriba. Quien mejor salió fue Fernando Alonso, que ganó dos posiciones (a Tsunoda y Russell, que crecieron viéndole ganar títulos) y avanzó en el primer tercio de la carrera en una 14ª posición que, sin ser lo soñado, sí era mejor que el 16º de inicio.

No fue hasta bien pasadas las primeras 13 vueltas cuando hubo un cambio de ritmo en el que todos empezaron a apretar el ritmo, aunque sin opciones de adelantar en pista. Mónaco, tanta parafernalia, para tan pocos adelantamientos.

Bottas se atasca en boxes

No fue hasta la vuelta 30 cuando empezaron las paradas en boxes, que en teoría iban a animar la carrera... y vaya si lo hicieron. Después de que Lewis Hamilton estrenase las paradas (para enfado propio, que estuvo toda la carrera quejándose porque no ganó posición), le tocó el turno para Valtteri Bottas. Y llegó el drama.

La tuerca de la rueda delantera derecha se quedó atascada y no hubo manera de quitarla. La desesperación de los mecánicos fue total, hasta que finalmente confirmaron el abandono del finlandés. El gran beneficiado: Carlos Sainz, que subió una posición para ponerse 2º. Su parada sí fue perfecta.

Mientras por delante se iban sujetando para no cometer errores, por detrás Fernando Alonso soñaba con los puntos. Tras su parada, que estiró lo suficiente como para afrontar la recta final de la prueba con blandos (ni él mismo lo esperaba, como admitió por radio), se estabilizó de nuevo la prueba. Acabó 13º.

Sainz llegó al último tercio con el objetivo de meter presión a Verstappen. Sabía que no podía haber mucho más que eso, pero tampoco lo necesitaba. Mientras, por detrás, Lewis Hamilton buscó la vuelta rápida como un intento de rascar un punto que, vista la igualdad, puede ser clave a final de temporada.

Después de esta carrera, Verstappen es el nuevo líder con cuatro puntos sobre Hamilton. La próxima cita, el GP de Azerbaiyán, será en quince días.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento