El Clásico busca equipo en crisis: el Barça llega con dudas, el Real Madrid en su peor momento

  • El clásico de este sábado en el Camp Nou ha aumentado su interés por los últimos tropiezos de ambos. 
  • Dos derrotas en casa seguidas llevan los blancos, ante el Cádiz en Liga y el Shakhtar en la Champions.
  • Empate y derrota del FC Barcelona en sus dos últimos compromiso ligueros (Sevilla y Getafe).
  • Zidane comienza a ser cuestionado mientras que el proyecto de Koeman necesita un respaldo.
Piqué y Vinícius discuten en el Clásico.
Piqué y Vinícius discuten en el Clásico.
EFE
Después de que ambos equipos hayan perdido sus últimos partidos en la Liga, el Real Madrid y el Barcelona se enfrentarán en el Camp Nou. ¿Qué es lo que podemos esperar de El Clásico?
Zoomin

Apenas cuatro y cinco partidos han jugado, respectivamente, FC Barcelona y Real Madrid en este Liga, pero ello no es óbice para que las urgencias hayan aparecido ya en ambos equipos pese a que las competiciones no han hecho nada más que empezar. Las derrotas de ambos equipos en la pasada jornada desnudaron las carencias que tienen los dos grandes candidatos al título liguero, pero mientras que los blaugranas encontraron una goleada balsámica en la Champions ante el Ferencvaros, los madridistas rozaron el ridículo en Valdebebas ante el Shakhtar.

Las debacles en casa ante el recién ascendido Cádiz y los ucranianos, que llegaban con numerosísimas bajas, han hecho que la crisis asome en la entidad blanca, que afronta el Clásico de este sábado (16 horas) casi como una final. De caer en el Camp Nou, se espera tormenta en Chamartín. Eso sí, de ganar los madridistas, los nervios tomarán el puente aéreo para visitar al Barça, que sumaría de esa manera su tercer tropiezo consecutivo en Liga.

Zidane y Koeman acapararán gran parte de la atención. Los dos revolcones recibidos por el Real Madrid ante equipos a priori muy inferiores han señalado al técnico francés tanto por sus alineaciones como por sus planteamientos.

Los primeros rumores sobre una posible salida del galo si continúan los malos resultados ya han surgido, pero Zizou ya está acostumbrado a situaciones así. Una similar vivió, sin ir más lejos, hace un año, cuando tras un mal inicio en la Liga y en Champions, en la visita alGalatasaray parecía jugarse el puesto. Ganó, los resultados comenzaron a llegar y finalmente cayeron dos títulos (Liga y Supercopa). Además, el respaldo de Florentino Pérez a Zidane es absoluto, al presidente madridista ni se le pasa por la cabeza una decisión drástica pase lo que pase en las próximas semanas.

El once del galo será mirado con lupa. Todo apunta a que la vieja guardia volverá a ser protagonista, aunque jugadores como Marcelo, Isco o Lucas están recibiendo duras críticas. Blindar el centro del campo (Casemiro, Valverde, Kroos y Modric) y confiar en el talento de Vinícius y Benzema parece el plan de Zidane para el Camp Nou.

Más tranquilo está Ronald Koeman, cuyo proyecto no ha hecho más que arrancar, pero los nervios en Can Barça vienen de su mala temporada pasada. El holandés está todavía definiendo su once de gala, con Antoine Griezmann como pieza más controvertida. Su calidad y caché son muy superiores a su rendimiento en el campo, al menos cuando viste la camiseta azulgrana. Ante el Getafe, y tras dejar caer que en el Barcelona no juega en la zona del campo que más le gusta como con su selección, de nuevo falló una clarísima ocasión con 0-0 que hubiera cambiado el rumbo del partido. La respuesta de su entrenador fue no darle ni un solo minuto en el estreno de la Champions.

El problema del galo es la irrupción de dos jóvenes talentos, Trincao y Pedri, que le están comiendo el terreno. El luso fue titular ante el Ferencvaros y fue el mejor del partido, mientras que Pedri brilló en Getafe y marcó ante los magiares. Por si fuera poco, Ousmane Dembélé cuajó una gran actuación aderezada con un gol y una asistencia.

Además, Griezmann sigue sin casar con un Leo Messi en el que también estará puesta buena parte de la atención. Que solo haya marcado de penalti en cinco partidos es tan extraño que su juego empieza a ser examinado con lupa tras un verano en el que se quiso marchar. ¿Está contento Leo? ¿Influye en su rendimiento lo ocurrido? Un partido ante el Real Madrid, uno de sus rivales favoritos, es baremo perfecto para evaluarle.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento