Vettel explica su 'tecnofobia': escribe sus notas a mano, no tiene redes sociales, no lee prensa online...

Sebastian Vettel atiende a la prensa
Sebastian Vettel atiende a la prensa
Xavi Bonilla / DPPI / AFP7 / EP

Sebastian Vettel es un piloto un tanto inusual. A sus 33 años y con un futuro un tanto complicado (aunque se le ha abierto la puerta de Aston Martin / Racing Point para 2021), tiene un carácter que sorprende a sus fans y a sus detractores casi por igual.

Poco dado a dar entrevistas, con una vida privada muy reservada y sin grandes escándalos para dar carnaza a los medios más amarillistas, uno de los factores más curiosos de su carácter es la poca querencia que tiene a la tecnología.

Mientras que otros están enganchados a las redes sociales y a los móviles, especialmente los más jóvenes como Lando Norris o su compañero Charles Leclerc, él no tiene ninguna. Ni pública ni privada, nunca le ha cogido la gracia a Twitter, Instagram, Facebook ni mucho menos las nuevas Twitch o TikTok.

"Nunca las he probado y creo que es algo bueno porque mucha gente me dice que no puede huir de ellas. Nunca las he probado, así que no me pierdo nada. Veo cómo funciona de manera muy dura con otras personas y por lo que puedo decir, es evidente que eres un adicto. Así que sí, no son para mi", explica en una entrevista a la web oficial de la F1. Vettel es el único piloto de las parrillas de F1, F2 y F3 que no tiene ninguna red social. Hasta Kimi Raikkonen es un experto ya en instagram, donde suele compartir las andanzas de sus hijos más que las suyas propias.

El poco gusto de Vettel por la tecnología va mucho más allá de las redes sociales. En lugar de usar aplicaciones, tablets o el propio móvil para tomar notas de las carreras, como hacen otros, él lleva siempre una libreta. De hecho, hace lo mismo desde 2007, cuando debutó.

"Es verdad que últimamente tomo notas en un iPad de vez en cuando, pero prefiero un boli y un papel. Cuando escribes a mano, es como que lo escribes en la cabeza, lo recuerdas. Además, en estos días, los equipos en los iPad y los ordenadores cambian tanto que yo, que soy muy organizado en mi vida, con esto no lo soy tanto. No tengo carpetas para mantener para la siguiente generación de ordenador o plataforma, asi que se pierden muchas cosas. Pero cuando lo escribo, no tiro esas notas. Aún tengo cuadernos desde 2007. Son inútiles ahora mismo, pero ahí los tengo, en un armario", relata.

"Aún tengo cuadernos desde 2007. Son inútiles ahora mismo, pero ahí los tengo, en un armario"

Su pasión por el papel va también hacia la prensa. Él se informa por los periódicos físicos, y suele ver de pasada las webs, pero sin detenerse mucho. "Me encantan los periódicos de los domingos. No leo noticias online, sobre todo periódicos. Muchas noticias hoy son sólo titulares, sin contenido. No tengo nada contra los periodistas que lo hacen, pero básicamente es el titular y luego repetir el titular, pero sin información nueva en el artículo. Es por lo que los periódicos de los domingos y algunos magacines son buenos, sabes que han hecho una investigación en condiciones", opina.

Esta 'tecnofobia' no es absoluta. De hecho, lleva un iPhone de última generación, pero no por las aplicaciones o las diferentes utilidades, sino por otro detalle: la cámara. "Intenté volver a las cámaras digitales porque odiaba tener que hacer todo con el móvil", admite. "Diría que lo más chulo del teléfono son los mapas. Realmente me encantan las direcciones y las cosas así. Y luego las fotos, que te permiten capturar un momento, especialmente con los niños", cuenta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento