La natación española clama contra las decisiones ante la desescalada: "Al final abren antes los bares que las piscinas"

Deportista, deporte, natación, nadador.
Natación.
JCCM - Archivo

La Real Federación Española de Natación ha pedido de manera oficial al Gobierno que reconsideren las medidas que afectan a su deporte en la entrada a la Fase 1 de la desescalada. Sus quejas se refieren a la decisión de permitir la práctica deportiva en instalaciones al aire libre, excluyendo de manera concreta a las piscinas en el artículo 41.3 del Decreto.

En un comunicado, la RFEN esgrime el “Informe sobre transmisión del SARS-CoV-2 en playas y piscinas”, publicado por el CSIC el 5 de mayo, para solicitar que les permitan la práctica de la natación en las instalaciones pertinentes. Entre otras conclusiones, el estudio "avala la seguridad del medio acuático donde el uso de agentes desinfectantes está ampliamente implantado desde hace años".

Informe sobre transmisión del SARS-CoV-2 en playas y piscinas
Descargar

Fernando Carpena, presidente de la RFEN, ha desarrollado las quejas del ente que él representa. "Nos resulta inexplicable porque se autorizan otras actividades que implican mayor riesgo que la actividad en las piscinas", apunta. 

Además del órgano federativo, los propios afectados por esta prohibición también han mostrado su disconformidad. Es el caso de Xavi Casademont, elegido mejor entrenador español de la temporada 2018-2019 por su labor como director técnico de la Federación Andaluza de Natación y del Centro Especializado de Tecnificación Deportiva de Natación de Málaga.

Citando a una de sus nadadores, sin decir el nombre, señala con elocuencia el enfado que tiene su sector: "Ya verás que al final abren antes los bares que las piscinas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento