El árbol de la sangre

El árbol de la sangre

Sinopsis

Rebeca y Marc son una joven pareja que se traslada hasta un viejo caserío, propiedad de la familia de éste, en el que se han propuesto dar vida a un proyecto común. Allí intentarán reconstruir y fusionar sus árboles genealógicos, que abarcan 25 años repletos de romances, desamores, locura, sexo, celos e infidelidades. A medida que vaya tomando forma, saldrán a la luz algunos secretos que marcaron sus vidas, misterios ocultos durante mucho tiempo que, ahora, pondrán en peligro su propia relación.

Un viejo y hermoso árbol se convierte en testigo y recipiente de una historia de pasado y presente, de secretos, familia y sangre donde sus dos protagonistas, una pareja de enamorados, decide poner en común el devenir de sus dos respectivas familias durante los últimos 25 años como excusa para contar sus verdades ocultas y descubrir las del otro. Éste es el punto de partida de El árbol de la sangre, el nuevo largometraje del director y guionista Julio Médem (Ma ma). En el film conviven dos tiempos diferentes, el actual, donde los acontecimientos son narrados con realismo y ritmo pausado, y el pretérito, donde la realidad deja paso a una narración ficcionada y fraccionada, con multitud de elipsis, fruto de aquello que los personajes quieren contar, ocultar o inventar. El resultado es un puzle de géneros, donde el drama romántico se confunde con el thriller, formado por relaciones de amor y desamor, sexo, violencia y mentiras que, a medida que se resuelve, se vuelve cada vez más sorprendente e imprevisible. La mafia, el tráfico de órganos y la España dividida por la Guerra Civil también adquieren relevancia en este film protagonizado por Úrsula Corberó (La corona partida) y Álvaro Cervantes (1898. Los últimos de Filipinas) y secundado por Najwa Nimri (Quién te cantará), Daniel Grao (Animales sin collar) y Ángela Molina (Ánimas), entre otros.