Se intensifican los controles para evitar los desplazamientos a las segundas residencias