La crisis del coronavirus destruye 834.000 empleos en marzo