Los vecinos de Tossa de Mar recogen la espuma que ha inundado las calles