'Supervivientes' vive su primer abandono obligado: "Me da mucha rabia"

Algunos de los supervivientes.
Algunos de los supervivientes.
MEDIASET
Algunos de los supervivientes.

Mal pintaban las cosas para Zayra Gutiérrez desde que, hace unos días, se viera obligada a abandonar la playa por sus problemas de espalda para ser atendida por el equipo médico de Supervivientes. Este domingo se confirmó que la joven debía dejar definitivamente el concurso para volver a España.

"La concursante presenta desde el lunes 11 marzo un cuadro de intensa lumbalgia y radiada a glúteos con predominio en el lado derecho. El dolor le impide estar de pie y le dificulta la marcha, por lo que debe utilizar muletas", avanzaba el programa sobre el estado de salud de la hija de Guti.

"La evolución del cuadro está siendo lenta y se prevé un tiempo de recuperación largo que hace imposible su continuidad en el programa. En cuanto tolere las condiciones del viaje será repatriada para continuar su tratamiento y recuperación en España", era la decisión que tomaba el equipo médico y que le comunicaba tanto a la afectada como a la audiencia.

"Me da mucha rabia, porque tenía muchas ganas de que me conozcáis, de verme luchar, de ganar y dedicárselo a mi hijo y mi familia, pero sé que me van a cuidar cuando llegue y espero que no estén decepcionados conmigo", eran las primeras palabras de Zayra al saber que tenía que dejar de ser concursante de Supervivientes.

Más tarde, su madre, Arantxa de Benito, podía decirle unas palabras en directo con las que ella se rompía: "Qué pena que tu dolor te impida realizar esta experiencia con la que tenías tanta ilusión, estábamos todos aquí apoyando y deseando que te recuperaras. Quizás este no era tu momento y siempre lo que sucede, conviene. Ahora a recuperarse, a ponerse bien de la espalda y aquí estamos todos, que te queremos mucho".

20minutos

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento