Nosotras volvemos a las calles

CHARO RUEDA. PERIODISTA
Manifestación feminista en protesta por la sentencia de La Manada en el centro de Madrid.
Manifestación feminista en protesta por la sentencia de La Manada en el centro de Madrid.
Ballesteros / EFE

Volvemos a las calles, sí, nosotras. Miles de mujeres de todo el país que se van a concentrar esta tarde en ciudades y pueblos para impedir que se dé un paso atrás en la lucha contra la violencia machista. Es el apoyo masivo a las organizaciones de mujeres de Andalucía que han visto peligrar sus derechos por la irrupción de la ultraderecha en el Parlamento andaluz y sus exigencias para derogar las leyes que protegen nuestras vidas.

Por si no está claro todavía, 975 mujeres han sido asesinadas por el terrorismo machista desde 2003, según las cifras oficiales del Gobierno. Según la última estadística del Ministerio de Igualdad, todavía provisional, 47 mujeres murieron en 2018 asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. Y no ha hecho más que empezar 2019 y ya hay al menos otras dos mujeres más muertas.

Esto se llama violencia machista, se llama terrorismo machista. Ni violencia de género, término que me parece muy blando para definir tamaña tragedia, ni violencia doméstica ni problemas en el entorno familiar, como ahora gusta decir a algunos de los nuevos dirigentes de la derecha, añadiendo confusión gratuita a este sinsentido. Son 975 mujeres muertas por la violencia machista.

Y luego están las excusas para cargarse las leyes: que si denuncias falsas, que si aumenta el número de niños asesinados por sus madres, que si hombres maltratados por mujeres, derechos pisoteados del varón... Las falacias de los ultras para que se derogue la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, sus reformas posteriores e incluso el pacto de Estado al que se ha llegado. Lo peligroso es, y por eso salen hoy las mujeres a las calles, que los socios del 'tripartido' andaluz puedan comprarle a Vox algunas de sus ocurrencias a cambio de sus 12 votos. Y lo sorprendente para mí es que las mujeres de Vox hayan asumido ese discurso sin rechistar a lo que mandan sus compañeros varones y sin cuestionar nada. Las mujeres de Vox y otras muchas del PP, como hemos escuchado en las últimas semanas, con empanada mental incluida sobre los derechos de hombres, mujeres y animales.

Mientras nos entretengamos en rodeos y falsedades, no le daremos relevancia –o eso es lo que intentan– a lo que realmente la tiene: al número de asesinadas y a la necesidad de reforzar las leyes, porque las que tenemos ha costado aprobarlas, sí, pero son insuficientes a todas luces. No han conseguido reducir el número de muertes por la falta de formación especializada de jueces, fiscales y policías y por la interpretación que hacen los propios juristas de la norma. Mientras se lucha por conseguir avances, defendemos lo que tenemos y protestamos en la calle. Espero que se oiga muy alto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento