Mamachismo me toca

Rebeca Marín  Periodista y escritoraOPINIÓN
Anne Igartiburu y Cristina Pedroche durante las Campanadas de 2021.
Anne Igartiburu y Cristina Pedroche durante las Campanadas de 2021.
RTVE / ANTENA 3

Era 2014 y yo presentaba las campanadas en Telemadrid. Mi vestido, como mandaban los cánones, de lentejuela dorada, espalda al aire y escote pronunciado. Afortunadamente, el plano no mostraba mis pies y me puse unas botas para no pillar una pulmonía con la temperatura que hacía. Mi compañero, como mandaban los cánones, protegido con su traje de chaqueta. De eso han pasado ya 8 años, yo he evolucionado y no volvería a hablar de mi vestido en mi televisión si no se habla del de mi compañero. Pensaba que la sociedad también, pero viendo las campanadas este año he comprobado que la televisión y el mundo siguen en lo mismo. De nuevo la mujer ha sido el objeto, que no sujeto, a comentar. Una vez más su traje, lo bonito o feo y lo que enseña o esconde ha vuelto a ser lo único. Los dos canales con más audiencia hicieron gala de ello. Antena 3 con el ya mítico ‘efecto Pedroche’ y TVE donde él le preguntó a ella de quién era su vestido y le dijo lo guapa que iba. 

Y no es que la moda no importe, es que solo importa en el cuerpo de ellas, otorgándonos un único papel y eclipsando el resto. El otro día entrevisté a la actriz Mina el Hammani en este periódico y me dijo que estaba harta de interpretar papeles de musulmana por tener raíces marroquíes. Dejemos de interpretar el papel que ellos quieren y nos dejan. Tenemos una televisión en la que las mujeres siguen dando vuelta a letras en paneles y sonriendo calladas, donde ellas son delgadas y guapas y ellos lucen barriga y canas, creemos que hemos dejado atrás a las Mama Chicho y no nos damos cuenta que Mama Chicho me toca, cada vez más y la pena es que ya no vale el defiéndeme tú. O nos defendemos nosotras o nunca daremos la campanada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento