Juan Luis Saldaña  Periodista y escritor
OPINIÓN

¡Perdonad a Will!

Will Smith llora durante su discurso al recoger el Oscar al mejor actor, tras haber agredido a Chris Rock durante la gala.
Will Smith llora durante su discurso.
CONTACTOPHOTO / EUROPA PRESS

Ya está. Todo el mundo ha tenido su minuto de gloria. Pero hay que avanzar, es preciso dejarlo pasar, perdonar y olvidar. No podemos estar revolviendo en la basura del castigo como si una bofetada fuera el final del mundo. Estuvo mal. Will Smith ha pedido perdón. Lo siente. Ha renunciado a poder votar en la academia .Parece que lo ha arreglado con quien lo tiene que arreglar. Deberíamos dejar a Will cicatrizar sus heridas en paz.

Sin embargo, parece que no van por ahí los tiros. Nos interesa sacar las tripas al agresor. Parece que hay mucha gente que se considera digna de tirar la primera piedra. Nos interesa la víctima porque las víctimas, en esta sociedad cada vez más puritana y farisea, como dice Giglioli, son los nuevos héroes. Ser víctima es, por supuesto, una desgracia, pero, por lo visto, es ya una oportunidad, un modo de vida para algunos.

A Will Smith le han cancelado dos películas que tenía en marcha y una tercera que ya está en fase de postproducción puede estar en peligro. Parece que la expresión “caer en desgracia” se le va a quedar pequeña. No nos engañemos, todos nos equivocamos. Will Smith nos ha ayudado a darnos cuenta de que la ceremonia de los Óscar es un gran cuento, por lo general, muy aburrido. Nos recuerda que Hollywood es una factoría de trabajo en cadena, que detrás de las alfombras y los micrófonos hay unas calles insulsas y, un poco más allá, un secarral inmenso. No es el país de las maravillas. Cualquiera, en un mal momento, puede derrumbar de un plumazo -o de un bofetón- el castillo encantado.

Denzel Washington, mentor de Will Smith andaba por ahí. Ha dicho algunas cosas coherentes y parece que aconsejó y tranquilizó al protagonista. También le dijo algo así: “en tu momento más alto, ten cuidado. Es cuando el diablo viene a por ti”. Este actor, que ya tiene dos premios Óscar, estaba nominado por la película La tragedia de Macbeth. En algunos teatros británicos está prohibido decir la palabra Macbeth porque da mala suerte. Quizá la maldición se haya extendido o quizá vivamos en una sociedad falsa, hipócrita y muy envidiosa. Ya está. Pasemos a lo siguiente. Perdonad a Will.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento