Borja Terán  Periodista

Por qué se apuesta por el negro en el suelo de los platós de televisión

Ana Blanco en el plató del Telediario
Ana Blanco en el plató del Telediario
RTVE

La tendencia es creciente: el suelo de los platós televisivos es negro brillante. Lejos quedan aquellos tiempos en los que se buscaba un pavimento colorista para atraer la atención del espectador con la alegría de la claridad a la hora de realizar cualquier tipo de programa, ya fuera un show de entretenimiento o un informativo. 

Ahora se elige una oscuridad que brilla. La vemos en Al rojo vivo de La Sexta, en el Telediario de TVE o en Antena 3 Noticias. Pero también en otros espacios más cercanos al magacín, como La hora de La 1.

El brillante suelo negro de los platós se ha expandido porque en él se refleja con más fuerza cualquier acción de realidad aumentada. Esas recreaciones virtuales que explican la actualidad recreando una animación como si apareciera físicamente de verdad en el estudio.  Así hemos visto aparecer La casa blanca en el plató de Antena 3 Noticias, por ejemplo. 

Y tal diseño queda más grandilocuente en emisión con ese negro vibrante. Porque la realidad aumentada se refleja en el pavimento y aparece más integrada con el decorado del plató. Incluso es más espectacular por la tele. 

"Las escenografías de los programas de televisión han dejado de lado la creatividad más atrevida para ser decorados tan clónicos como olvidables"

Otra historia es si se está abusando de esta técnica. No todos los programas con realidad aumentada y grandes pantallas de fondo necesitan este efecto espejo. Al contrario, existen espacios informativos de tarde o mañana que agradecerían una claridad más acogedora en el pavimento de sus escenografías. Es el caso del Telediario de TVE, que en algunas de sus ediciones diarias están envueltas en un ambiente tan nocturno que puede despistar al espectador. Y ahí pesa el abuso del negro brillante. Además, produce reflejos innecesarios de los focos u otros elementos técnicos de la emisión. De ahí que la BBC prefiera la versatilidad y durabilidad del color mate en el suelo de sus informativos. 

Tampoco ayuda que prácticamente todos los decorados de la televisión actual decidan parecerse a naves especiales frías. Ya no se ahonda lo suficiente en idear un universo propio en cada formato que impulse la autenticidad del programa y lo haga más identificable en el ojo del espectador. No distinguimos lo suficiente la estética de los canales, especialmente en el caso de RTVE y Atresmedia.

Al espectador le cuesta más que nunca diferenciar en qué programa está. Por las dinámicas a la hora de elaborar los contenidos en todas las cadenas, pero también porque las escenografías siguen cánones repetitivos. Y, al final, la tele es romper con lo obvio, así que si se empieza a convertir en obvio un tipo de suelo quizá haya un problema. Porque lo que se cuenta en la tele también depende de la escenografía que lo envuelve. Y las escenografías de los programas de televisión han dejado de lado la creatividad más atrevida para ser decorados tan clónicos como olvidables.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento