Borja Terán  Periodista

La enseñanza que ya han dejado los concursantes de 'Secret Story'

Apisonadora de maletas en 'Secret Story'
Apisonadora de maletas en 'Secret Story'
Mediaset

El reality show con anónimos ha regresado a Telecinco. Para presentar a los concursantes en su estreno, 'Secret Story', que así se llama este nuevo 'Gran Hermano', diseñó una serie de golpes de efecto para romper el hielo y generar disputas enfrentando a miembros del casting en diversas encrucijadas. El objetivo es que la gala inicial no se quedara en una mera presentación de rostros y pasaran cosas. Por ejemplo, elegir entre sí se destruyen con una apisonadora tus maletas o las de una compañera. Diferentes dilemas morales para cazar el conflicto desde el minuto uno de la participación en el show. Sin embargo, en el devenir del directo no hubo peleas ni salidas de tono: civilizadamente, los participantes se pusieron de acuerdo sin demasiado conflicto. De hecho, no hubo ni margen para la discusión. Raudos, razonaban qué era lo mejor para su estancia en la casa y llegaban a un acuerdo. En cierto sentido, el concurso no se salía con la suya... ¿o sí?

Cuando dos hermanas mellizas celebraban que iban a participar juntas en el reality, se les dijo que finalmente sólo podría entrar una de ellas. La elección era suya. Pero la disyuntiva se desvaneció rápido. Con lógica, pensaron que debía quedarse la que se presentó al casting. Lo mismo sucedió cuando otros dos participantes tuvieron que determinar quién de los dos tendría el privilegio de convivir con su perrito en la casa del show. No hubo demasiado drama, los participantes simplemente deliberaron y tendieron puentes.

Lo que demuestra que en la calle somos mucho más dialogantes que lo que parece en las pantallas. Ya sea por el espectáculo de las tertulias de máxima audiencia de la tele de siempre o por el frenesí de las redes sociales que vemos en el móvil. Misión cumplida de 'Secret Story', pues en su primer día con anónimos el formato recalcó que busca gente de la calle con la que la audiencia se sienta identificada. Y la actitud de estos nuevos protagonistas de la tele-realidad evidencia, de momento, que no acuden a Telecinco con la falsa teoría de que para destacar en la tele hay que gritar mucho y pelearse aún más.

Treta de guion para explicar las cualidades de los concursantes

En este sentido, los expertos en realities pueden pensar que estas pruebas no estaban funcionando porque apenas lograron hostilidades. Estos retos ni contenían las consecuencias que se anunciaban, sólo eran una treta de guion para ir trazando en directo los perfiles de los participantes. Esa cualidades que les distinguen y por las que forman parte del espectáculo. Porque para que exista historia en un reality hay que conocer y empatizar primero con sus protagonistas. Arrancar de golpe con gresca no sirve. Porque las peleas interesan cuando conoces al personaje y entiendes su motivación. Y la tele-realidad para ser tele de la realidad debe parecerse más a la educada calle que al 'haterismo' de Twitter. Quizá ese detalle se nos estaba olvidando. Quizá esa es la gran enseñanza de los concursantes de 'Secret Story' en su primer día: la sociedad convive mucho mejor de lo que los sainetes políticos, tuiteros y mediáticos enfocan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento