Joaquim Coll  Historiador y articulista

Ahora viene lo más difícil

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el líder de la oposición, Pablo Casado.
Pedro Sánchez y Pablo Casado.
EFE / Juan Carlos Hidalgo

La cifra de muertes nos sigue estremeciendo cada día y es imposible no preguntarse por qué somos el país del mundo con más fallecidos por millón. Cuando pase la emergencia sanitaria tendrá que investigarse a fondo, determinar fallos o negligencias, sobre todo en las residencias de ancianos, donde se registran más del 40% de las defunciones.

Afortunadamente, las medidas de confinamiento están funcionando y desde hace diez días estamos muy por debajo del pico de contagios, con una curva que marca altibajos a la espera de una caída más decidida. Entre tanto, parte de las actividades económicas no esenciales se reanudan este lunes pese a que no sabemos todavía qué porcentaje de la población ha pasado la infección y el grado de inmunidad. ¿Acierto o temeridad?

"Nada habría más catastrófico que a mediados de mayo la pandemia volviera a descontrolarse"

Es una decisión polémica que anticipa el complejo debate sobre cómo llevar a cabo la salida del confinamiento. El Gobierno ha optado por activar parte de la economía por razones que no se atreve a explicitar aun asumiendo que la curva de contagios puede tardar más en bajar.

Por un lado, para el Estado sería ruinoso tener que asumir el coste de los millones de ERTE si parara durante más tiempo la industria y la construcción. Por otro, los beneficios de mantener un confinamiento "total" serían ya solo marginales una vez que la expansión del coronavirus está bajo control, mientras que el impacto de la parálisis productiva es muy alto, también en términos psicosociales y sanitarios.

"España necesita para la fase de reconstrucción socioeconómica de grandes pactos, por ahora muy lejanos"

Hay que tener en cuenta que la importante reducción en contagios y muertes todavía no ha recogido el efecto del cierre "total" anticipado de Semana Santa. En los próximos días, pues, la curva seguirá descendiendo, por lo que el probable repunte como consecuencia de haber regresado a la situación anterior llegará con un sistema sanitario menos estresado y mejor preparado.

Tras el amargo trago del pico de muertes y contagios de principios de abril, ahora viene lo más difícil, que es determinar la estrategia de salida escalonada después del 26 de abril teniendo en cuenta que el confinamiento está siendo una experiencia durísima para mucha gente. Pero nada habría más catastrófico que a mediados de mayo la pandemia volviera a descontrolarse si se relajasen en exceso las medidas.

Por otro lado, el apoyo que tiene Pedro Sánchez en el Congreso es precario y el PP ya ha anunciado que no le asegura que vaya a votar a favor de una tercera prórroga del estado de alarma. Gobierno y oposición siguen peleándose en un duelo a garrotazos en medio de la crisis más grave que hemos vivido nunca. También en este punto lo más difícil viene ahora, porque España necesita para la fase de reconstrucción socioeconómica de grandes pactos, que por ahora están muy lejos de ser posibles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento